El Senado de Chile aprobó hoy, con varios votos oficialistas, el proyecto que permite un tercer retiro de 10% de los fondos personales del sistema privado de jubilaciones a quienes se ven afectados por la pandemia, iniciativa que el gobierno cuestionó ante el Tribunal Constitucional cuando Diputados le dio el visto bueno.

Pese al rechazo de la administración de Sebastián Piñera a la propuesta, el Senado aprobó el retiro con 31 votos a favor (cinco más de los que se necesitaban), entre los que se contaron 7 legisladores de la coalición gobernante, Chile Vamos.

Hubo 11 votos en contra y ninguna abstención, reportaron los sitios de los diarios La Tercera y El Mercurio.

El cuerpo inició luego la votación en particular del texto, que se preveía que llevaría muchas horas, porque además se pidieron 18 votaciones por separado y en cada una podría hablar tres minutos un senador a favor y otro en contra.

El aprobado hoy es el tercer retiro que se habilita de los fondos de pensiones, y en las dos discusiones anteriores hubo también votos oficialistas a favor, pero nunca habían llegado a siete.

Piñera nunca apoyó la posibilidad de retirar parte de las pensiones, pero promulgó las anteriores medidas porque se trataba de un pedido con respaldo en las calles, que resonó en la clase política con especial fuerzas tras las multitudinarias protestas.

Según el mandatario, los retiros no son una buena medida para que las personas enfrenten la crisis económica y sanitaria, para lo cual, afirmó, existen las ayudas y los bonos entregados por su Gobierno.

Pero la oposición –y claramente al menos parte de la alianza gubernamental también- considera que los programas de ayudas sociales creados por el Gobierno fueron insuficientes para ayudar a los más afectados.

También anoche se registraron manifestaciones en favor de la iniciativa, protagonizadas por centenares de personas, en su mayoría mujeres, que hicieron sonar cacerolas y levantaron barricadas en un populoso barrio del sur de Santiago.

"No más bonos de mentira; nuestro 10% ahora", rezaba un cartel levantado por habitantes de la comuna de La Pintana, una de las más pobres de la capital chilena, en la antesala de la votación.

Los manifestantes hicieron sonar cacerolas y sartenes e incendiaron una barricada, en un hecho que paralizó por unos minutos el tránsito vehicular.

De madrugada, y por segundo día consecutivo, hubo protestas en otros barrios de la periferia de Santiago, como en el sector "Lo Hermida", en la comuna de Peñalolén, Maipú y Pudahuel, las que terminaron con al menos nueve detenidos según la Policía.

En el puerto de San Antonio, en la región de Valparaíso, se registró también una protesta de trabajadores portuarios, quienes se declararon "en alerta" frente a la posibilidad de que no se concrete el tercer retiro anticipado por la presentación del Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional, consignó la agencia AFP.

La Cámara de Diputados había aprobado el proyecto por una amplia mayoría de 122 votos a favor, 20 en contra y 4 abstenciones.

Los retiros de los fondos de pensiones se volvieron en una práctica reiterada en Chile. En marzo de 2020, el país mantenía en dos fondos soberanos cerca de 23.000 millones de dólares. (Télam)