El rey emérito de España Juan Carlos I hizo hoy una rara aparición pública en un partido de tenis en Abu Dhabi, donde está exiliado desde hace casi año y medio por problemas judiciales en Europa, apenas cinco días después de que se archivara en Suiza un caso por blanqueo de dinero en su contra.

Juan Carlos I de Borbón, que tuvo que abdicar en 2014 con el telón de fondo de los escándalos, apareció en un partido del jugador español Rafael Nadal en el marco del Mubadala World Tennis Championship, un torneo organizado por este rico emirato del Golfo Pérsico, según un corresponsal de la agencia de noticias AFP.

Después de tres años de investigación, la Justicia de Ginebra cerró el lunes el caso de los bienes de Juan Carlos I, que se había iniciado en agosto de 2018 por "blanqueo de dinero agravado" tras la publicación de artículos de prensa en los que se afirmaba que el exmonarca había percibido comisiones ilegales, incluidos 100 millones de dólares pagados por Arabia Saudita, reino vecino y aliado de Emiratos Árabes Unidos, donde está exiliado.

Aunque la Fiscalía de Ginebra anunció que archivó el expediente, la instrucción permitió establecer que el rey emérito español recibió efectivamente el 8 de agosto de 2008 la suma de 100 millones de dólares por parte del Ministerio de Economía saudita.

El procedimiento constató, asimismo, otros pagos recibidos por Juan Carlos I o por su examante la empresaria alemana Corinna zu Sayn Wittgenstein por un total de casi nueve millones de dólares de Kuwait y Bahrein, otras monarquías ricas del Golfo Pérsico.

El giro de 100 millones de dólares efectuado por el reino saudita es también el foco de una de las tres investigaciones que enfrenta el monarca emérito, de 83 años, en su país, donde los fiscales decidieron a principios de diciembre prorrogarla por seis meses.

Click to enlarge
A fallback.

En Londres, Corinna zu Sayn Wittgenstein intenta demandar a Juan Carlos I por presuntos actos de acoso después de su ruptura, pero el exsoberano invocó su derecho a la inmunidad como miembro de la familia real.

De momento, la Justicia británica no se ha pronunciado al respecto. (Télam)