En medio de una aumento acelerado en los contagios de coronavirus en Estados Unidos y en un afán por detener la propagación, el director de Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, sugirió hoy que la mejor opción es cerrar los bares y restaurantes en vez de inhabilitar nuevamente las escuelas.

"Cierren los bares, no las escuelas", declaró el virólogo en una entrevista con ABC.

Según el experto, la mejor manera de asegurar que los niños conserven la salud y asistan a las aulas consiste en controlar la situación epidemiológica en la sociedad.

Para Fauci, los lugares que representan un mayor peligro, en este contexto, son los bares y restaurantes, porque las personas permanecen allí sin tapabocas.

Ante la falta de medidas a nivel nacional y por el empeoramiento de las cifras, Fauci insistió las recomendaciones sanitarias de lavarse las manos, respetar la distancia social y evitar los lugares concurridos.

"La ayuda está en camino. En el horizonte apareció la vacuna. El fármaco estará a mediados o finales de diciembre al alcance de las personas con mayor prioridad", destacó, citado por la agencia Sputnik.

El experto aseguró que para reducir la resistencia de aquellos que tienen una opinión escéptica sobre la vacuna, se necesitará la opinión de algunas personalidades en las que el público confía.

Fauci subrayó que la vacuna fue creada bajo el control de los científicos, y aunque admitió la posibilidad de que aparezcan efectos secundarios, como dolor inmediato o fiebre pasajera, no son a largo plazo y existen mecanismos para controlar a esos pacientes.

Estados Unidos, el país más afectado a nivel global por el virus, contabilizó ayer 155.596 nuevos casos de la Covid-19 y 1.189 muertes, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins (JHU).

En total, desde el inicio de la pandemia de coronavirus, la nación acumula 13,2 millones de contagiados y 266.047 decesos. (Télam)