El primer ministro armenio, Nikol Pahinian, afirmó hoy que militares de Azerbaiyán cometieron en los enfrentamientos en la frontera con sus pares de Armenia de las últimas semanas “atrocidades indescriptibles”, entre ellas la mutilación de cuerpos de soldados muertos.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, Pashinian advirtió que "hay evidencias de casos de tortura, mutilación de militares capturados o ya muertos, numerosos casos de ejecuciones extrajudiciales y malos tratos a prisioneros de guerra armenios, así como un trato humillante de los cadáveres".

El primer ministro insistió en que “los militares muertos armenios fueron mutilados y luego grabados en video con especial crueldad por los militares azerbaiyanos", reportó la agencia AFP.

Para el funcionario, "la comisión de estas atrocidades innombrables es el resultado directo de una política de décadas de implantación del odio y la animosidad antiarmenios en la sociedad azerbaiyana por parte de los dirigentes políticos".

Entre quienes escuchaban el discurso de Pashinian en el recinto principal de la ONU, en Nueva York estaba el ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, que ni habló ni gesticuló ante las acusaciones.

Fuerzas de los dos países volvieron a enfrentarse la semana pasada con un saldo de casi 300 muertos, en el peor choque desde la guerra de 2020.

Pashinian también acusó a Azerbaiyán de bombardear instalaciones e infraestructuras civiles en el interior del territorio, lo que obligó al desplazamiento de 7.600 personas y dejó tres civiles muertos y dos desaparecidos.

Armenia y Azerbaiyán libraron dos guerras -en la década de 1990 y en 2020- por la disputada región de Nagorno-Karabaj, un enclave de Azerbaiyán poblado por armenios.

El conflicto bélico de seis semanas en 2020 dejó más de 6.500 soldados muertos de ambos bandos y terminó con un alto el fuego mediado por Rusia.

Bajo este acuerdo, Armenia cedió franjas de territorio que había controlado durante décadas, y Moscú desplegó unas 2.000 militares para el mantenimiento de la paz ante la frágil tregua.

El lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reunió en un hotel de Nueva York a los cancilleres Ararat Mirzoyan y Baymarov en busca de trabajar en un acuerdo duradero. (Télam)