El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, propuso hoy depurar el órgano judicial después de que una corte local suspendiera un proceso contra el extitular parlamentario Norman Quijano, actualmente prófugo, por presuntas negociaciones con pandillas.

"Habiendo pruebas contundentes, videos y confesiones, es hora de depurar el Órgano Judicial y sacar a los corruptos. Mucho trabajo que hacer para la Corte Suprema de Justicia. Los nuevos magistrados deberán demostrar que están del lado de la justicia y del pueblo", expresó el mandatario por Twitter.

La defensa de Quijano argumentó que los hechos atribuidos ya prescribieron pero la Cámara Primera de lo Penal dejó claro en su resolución que antes de estudiar otros aspectos de la apelación esperará que la Corte Centroamericana de Justicia determine si en efecto el acusado tiene inmunidad.

Hasta tanto, la cámara resolvió que el proceso de instrucción, las pruebas y la orden de captura quedan suspendidas.

Quijano, exalcalde de San Salvador y diputado electo al Parlamento Centroamericano por la fuerza de derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena), fue acusado de negociar con pandilleros para conseguir votos para su candidatura presidencial en 2014, cuando perdió ante Salvador Sánchez Cerén.

La Fiscalía General lo había acusado de los delitos de agrupaciones ilícitas y fraude electoral, de los que el veterano político se declaró inocente, aunque salió del país hace meses con destino desconocido.

Hoy tanto él como su entonces rival electoral, Sánchez Cerén, se encuentran prófugos de la Justicia, reseñó la agencia de noticias Sputnik.

En mayo, el Juzgado Séptimo de Paz de San Salvador había ordenado que el proceso judicial en su contra pasara a la fase de instrucción y había librado una orden de captura contra el imputado, quien apeló ante la cámara, alegando que al momento de iniciado el proceso gozaba de fuero parlamentario.

(Télam)