El presidente de México, Andrés López Obrador, planteó hoy ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la creación de un mecanismo mundial que ponga fin a la pobreza que azota a 750 millones de personas que deben bastarse "con menos de dos dólares diarios" para su supervivencia.

El mecanismo se financiaría con un fondo surgido de una contribución "voluntaria" anual del 4% de las mil fortunas más grandes del mundo, un porcentaje similar de las mil empresas más poderosas y un 0,2% del Producto Bruto Interno de cada uno de los países ricos agrupados en el llamado G20.

El mandatario expuso que el fondo deberá distribuirse directamente y sin intermediación a los beneficiaros "para evitar la burocracia", mediante la presentación de "una tarjeta o monedero electrónico".

A su vez, sugirió que sea el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional los que se encarguen de crear este "censo de los más pobres del mundo".

El destino inmediato de esos fondos sería "para los más ancianos y niños con discapacidades, becas de estudio, programas de apoyo para el aprendizaje profesional y distribución de vacunas y medicamentos gratuitos", detalló.

López Obrador presidió la sesión especial organizada por su país, que este mes encabeza el Consejo de Seguridad, y es el segundo viaje que realiza al extranjero desde su asunción hace tres años.

Click to enlarge
A fallback.

López Obrador anunció que México propondrá a la Asamblea General de las Naciones Unidas un Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar para "garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios".

"Sería insensato omitir que la corrupción es la causa principal de la desigualdad, la pobreza, la frustración, la violencia, la migración y de graves conflictos sociales", proclamó en su discurso.

Y como ejemplo de desigualdad mencionó la distribución de la vacuna contra el coronavirus.

"Las farmacéuticas privadas vendieron el 94% de las vacunas, y el mecanismo Covax, creado por la ONU para países pobres, apenas ha distribuido el 6%, lo cual se trata de un un doloroso fracaso". lamentó.

El mandatario izquierdista sentenció que "si somos capaces de revertir estas tendencias mediante acciones concretas, no podremos resolver ninguno de los otros problemas que aquejan a los pueblos del mundo".

De sus críticas no se libró la ONU, que "nunca ha hecho algo realmente sustancial en beneficio de los pobres", según criticó tras reunirse con el secretario general de la organización, António Guterres, con quien llegó a la reunión del Consejo.

Guterres admitió que la pandemia ha "ampliado la miseria y las desigualdades", enviando a la pobreza a 120 millones de personas más, consignó la agencia de noticias AFP. (Télam)