El presidente mexicano, Andrés López Obrador, defendió hoy enfáticamente la continuidad de la aplicación en su país de la cuestionada vacuna británica AstraZeneca, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) despejara dudas sobre su eficacia al sostener que los beneficios superan los riesgos.

"Los médicos especialistas mexicanos están trabajando en eso, además están en comunicación con la OMS, se empieza despejar la duda y se autoriza el uso de la vacuna", expuso el mandatario en conferencia de prensa.

La OMS expresó hoy que "los beneficios de la vacuna AstraZeneca superan los riesgos", y recomendó que se siga usando, en un posicionamiento previo a la evaluación final que el organismo mundial realizará sobre la seguridad de ese producto desarrollado por la Universidad de Oxford del Reino Unido.

El jefe de Estado adelantó que seguirán "orientando sobre la importancia de la vacunación, porque hay dudas o no se tiene toda la información, o caló la desinformación del daño que podría ocasionar".

López Obrador denunció lo que considera como una campaña de desinformación en medios de comunicación acerca del tema.

"Lo estamos viendo en el (periódico nacional) Reforma, diciendo que no estamos haciendo nada para analizar los efectos o daños que podría causar la vacuna AstraZeneca, o sea los coágulos", amplió.

Recordó que en este país se han aplicado cientos de miles de vacunas de AstraZeneca "y no hemos tenido problemas", según consignaron medios locales y la agencia de noticias Sputnik

El gobernante deploró que al informar sobre los países que suspendieron la vacunación, los medios "no explican bien, sino, nada más que con propósito de politiquería, se meten en asuntos que tienen que ver con la salud del pueblo".

Presentó además el reporte oficial de los Eventos Supuestamente Atribuidos a la Vacunación e Inmunización (Esavi) hasta el 15 de marzo, que suman 11.835 casos, es decir el 0,3 por ciento de todas las 4,3 millones de dosis aplicadas.

De esos, 11.316 eventos están asociados a la vacuna de Pfizer; 409 de AstraZeneca; 70 de Sputnik V y 40 de Sinovac y del número total son solo 91 "los casos graves".

De AstraZeneca los casos graves son solo 11, seis de la china Sinovac y dos de Sputnik V, detalla el informe sanitario oficial.

México y Argentina tienen un acuerdo bilateral para producir al menos 200 millones de dosis de AstraZeneca para América Latina, excepto Brasil, que tiene su propio convenio.

El 20 de enero las autoridades sanitarias mexicanas recibieron un embarque con 5.230 litros de la sustancia activa de la farmacéutica británica para envasar en un laboratorio local un millón de dosis para finales de marzo.

Hasta la fecha, México ha recibido 7,16 millones de dosis de cuatro firmas, de las cuales casi 3,9 millones son de la estadounidense Pfizer, dos millones de la china Sinovac, 400.000 unidades de la rusa Sputnik V y 870.000 de AstraZeneca producidas por el Serum Institute en la India.

México, uno de las naciones más afectas por la pandemia, registra 2,17 millones de contagios y casi 200.000 muertes, según el último informe sanitario.

Austria, Dinamarca Noruega, Islandia, Bulgaria, Irlanda y los Países Bajos suspendieron el uso del inoculante AstraZeneca ante la aparición de trombosis o coágulos sanguíneos.

Además, Alemania, Francia, Italia y España paralizaron el 15 de marzo su aplicación a la espera de aclaraciones por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y de la OMS y ayer la bloquearon Portugal, Eslovenia, Chipre, Suecia, Venezuela, Congo, Indonesia y Tailandia.

La formación de trombos se registró solo en una treintena de casos de los cinco millones de vacunados en la Unión Europea. (Télam)