El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, elogió hoy las elecciones internas en el gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), celebradas el fin de semana para elegir a 3.000 delegados a su próximo congreso, y condenó los disturbios ocurridos en centros de votación, aunque los minimizó.

"Considero que fue una buena jornada democrática, porque participaron alrededor de 2,5 millones de ciudadanos, fue masiva la participación", dijo el mandatario de izquierda.

Durante los comicios para conformar el Congreso Nacional de Morena, que definirá en septiembre próximo la estrategia hacia las elecciones presidenciales de 2024, se difundieron en redes sociales videos con escenas de trifulcas, quema de urnas, supuesta inducción del voto, reparto de despensas y dinero y otras irregularidades.

"Hay desde luego inconformidad, hay que mejorar cada vez más estos procesos para que no haya violaciones, acarreos de electores, inducción de voto. Hubo todavía ese tipo de prácticas, pero en muy pocas casillas, no se generalizó", aceptó el gobernante en su conferencia de prensa diaria.

López Obrador dijo que de 553 centros de votación en todo el país, "solo se cancelaron 19, es decir, el 3,43%".

Agregó que de los 300 distritos del país, "solo se tienen que anular cinco, para repetirse, el 1,66%", en ciudades de Veracruz y Oaxaca en el sur del país, y en Baja California en el norte.

Los incidentes fueron cuestionados por destacados militantes de Morena, que llamaron a sus correligionarios a no repetir los vicios de la cultura política tradicional que cuestionan en los partidos de la oposición.

López Obrador respaldó a los organizadores de Morena, partido que el actual mandatario fundó en 2013 al escindirse del Partido la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda), después de perder dos campañas consecutivas por la presidencia (2006 y 2012).

"Conducir esta jornada fue muy meritorio para los dirigentes. Si no hay ideales y principios, no dura un partido, porque todo es pragmatismo de la lucha por el poder sin escrúpulos morales, comprar votos, amenazar, condicionar apoyo, falsificar actas, rellenar urnas, una gente honesta no va a hacer eso", subrayó el dignatario, citado por medios locales y la agencia de noticias Sputnik.

Al mismo tiempo, rechazó las críticas procedentes de la oposición sobre los comicios oficialistas.

"No es como los conservadores hubieran querido, que repetían y repetían 'fraude, irregularidades'; nada que ver con lo que ellos han hecho", expuso.

Luego recordó la existencia de irregularidades en los comicios internos del conservador Partido Acción Nacional (PAN), de cuando Felipe Calderón logró la candidatura presidencial y, según él, orquestó un fraude electoral en 2006. (Télam)