El presidente de Perú, Pedro Castillo, compareció hoy ante una fiscal por el presunto plagio de su tesis universitaria, una de las seis causas por las cuales es investigado por el Ministerio Público, informó su abogado.

Castillo se presentó ante la fiscal Nury Marín de Cajamarca, que lo había citado en una sede de la fiscalía en Lima, según su abogado Benji Espinoza.

Durante media hora, el mandatario respondió un breve interrogatorio del que no trascendieron detalles.

Castillo no realizó declaraciones a la prensa una vez afuera de la Fiscalía.

Horas antes, en declaraciones para Canal N, Espinoza había anticipado la presencia de su defendido.

“El presidente dará una declaración y pedirá que cuando se tenga toda la información se le citará nuevamente”, expresó.

Agregó que en las próximas horas presentará un recurso argumentando la prescripción del mencionado caso, informó el diario peruano El Comercio.

La investigación preliminar es por el presunto delito de pago ilegal de su tesis de maestría en Educación en la Universidad César Vallejo. Su esposa, Lilia Paredes, también está incluida en este caso por ser coautora de la tesis validada por la universidad en 2011.

El fundador de esa universidad, el político opositor César Acuña, también fue acusado en 2016 de haber plagiado una tesis para obtener un doctorado en España en 1997, pero el caso fue archivado por la justicia española.

Esta es la segunda vez en una semana que Castillo que concurre a una citación del Ministerio Público por las investigaciones en su contra. El lunes se negó a responder las preguntas por los casos PetroPerú y Mariano González.

La Fiscalía abrió la investigación por presunto plagio de tesis en mayo pasado, tras la acusación de un programa de televisión.

Castillo niega cualquier delito de su familia y dice ser víctima de una campaña para sacarlo del poder.

En junio pasado, la Fiscalía precisó que los presuntos delitos son plagio agravado y cobro indebido en agravio del Estado.

Si bien la Fiscalía abrió seis pesquisas contra Castillo, algo inédito para un presidente en ejercicio en Perú, el mandatario tiene inmunidad por lo que no puede ser juzgado hasta que termine su mandato en 2026.

En sus más de 13 meses en el poder, Castillo vivió bajo el cerco de la Fiscalía y el asedio de un Congreso, dominado por la derecha, que exige su renuncia. 

Ha sobrevivido a dos intentos de destitución por parte del Parlamento. (Télam)