El presidente colombiano, Gustavo Petro, calificó hoy de "fracaso" las conferencias sobre el cambio climático celebradas hasta ahora, en un discurso en la COP27 de Egipto en el que expuso su proyecto de inversiones internacionales para preservar la selva amazónica.

Petro planteó el desmantelamiento del sistema de instituciones internacionales, el fin de los combustibles fósiles y la planificación económica "para salvar a la humanidad de estos tiempos de extinción".

El mandatario de izquierda sostuvo que "el liderazgo político desde la COP número uno hasta la fecha ha fracasado en detener la causa de la crisis climática".

"El liderazgo político ha fracasado, básicamente porque superar la crisis climática implica dejar de consumir petróleo y carbón" añadió Petro ante un centenar de jefes de Gobierno y de Estado.

El gobernante consideró que "el mercado no es el mecanismo principal para superar la crisis climática".

"Es el mercado y la acumulación de capital quien la produjo, y no serán jamás su remedio. Sólo es la planificación pública y global multilateral la que permite pasar a una economía descarbonizada mundial. La ONU debe ser el escenario de dicha planificación", amplió.

"Colombia otorgará 200 millones de dólares anualmente durante 20 años para salvar la selva amazónica en su territorio. Esperamos el aporte mundial", anticipó.

En un acto previo realizado junto al primer ministro británico, Rishi Sunak, y presidentes africanos, Petro había manifestado que esperaba embarcar a Venezuela y Brasil a ese proyecto.

El dignatario había manifestado en agosto pasado que aspiraba a pagar un sueldo mensual a "cien mil familias amazónicas".

"Los tratados constitutivos de la Organización Mundial del Comercio y del Fondo Monetario Internacional van en contra de la solución de la crisis climática y, por lo tanto, se deben supeditar y reformar a los acuerdos de la COP", aseguró Petro, informó la agencia de noticias AFP.

Su par venezolano, Nicolás Maduro, se halla también en Sharm el-Sheij y tiene previsto dirigirse al plenario mañana, mientras que el presidente electo brasileño Luiz Inácio Lula da Silva es esperado en los próximos días.

La comunidad internacional debatirá en los próximos 11 días en Sharm el-Sheij cómo aumentar la financiación contra el cambio climático.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial juegan un rol clave en esa arquitectura financiera. (Télam)