El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, empezó hoy las negociaciones para formar una nueva coalición gubernamental, tras una clara victoria en las elecciones legislativas marcadas por la crisis sanitaria.

En el cargo desde 2010, lo que lo convierte en uno de los dirigentes europeos con más tiempo en el puesto, Rutte y su partido liberal VVD negociarán con otras formaciones, tras haber ganado 35 de los 150 escaños de la Cámara baja, dos más que los actuales, según el escrutinio del 88% de los votos.

El otro vencedor es el partido de centroizquierda proeuropeo D66, liderado por la ministra del Comercio Exterior y Cooperación para el Desarrollo, Sigrid Kaag, que obtuvo 24 diputados (5 más de los que tenía).

Los progresistas se convierten así en el segundo partido del país, destronando al Partido por la Libertad (PVV) del diputado de extrema derecha y antiislam Geert Wilders, que pasa al tercer lugar con 17 escaños, informó la agencia de noticias AFP.

Rutte declaró que es "evidente" que las negociaciones para formar un Gobierno de coalición se hagan con el D66 y que seguirá trabajando con el CDA (demócratacristianos) del ministro de Finanzas Wopke Hoekstra, que conquistó 15 escaños.

Estas dos formaciones ya formaban parte de la precedente coalición, obligada a renunciar después de que miles de familias fueran erróneamente acusadas de fraude en los subsidios familiares.

El primer ministro admitió que "no todo ha sido bueno en estos últimos diez años", pero que ahora el objetivo clave es determinar cómo "reconstruir" el país tras la pandemia.

El nuevo Gobierno tiene que encontrar la forma de salir de la crisis "para que las empresas, los teatros, los cines y los museos puedan volver a abrir" aseguró y añadió: "Tengo energía para otros diez años más".

Apodado el primer ministro "teflón" por su capacidad para salir indemne de las crisis políticas, Rutte se convertiría en el primer ministro más longevo de la historia de Países Bajos si llega a mantenerse en el poder hasta fines de 2022. (Télam)