El oficialismo ganó por amplia mayoría en las recientes elecciones parlamentarias de Etiopía, informó hoy la Comisión Electoral, lo que garantizará la reelección del primer ministro Abiy Ahmed, pese a las críticas internas y externas por la ofensiva militar en el norte del país que provocó una crisis humanitaria en esa zona en conflicto.

"Estás elecciones serán consideradas históricas", celebró esta noche por Twitter Abiy, un dirigente de 44 años que en 2018, tras años de masivas protestas opositoras, se convirtió en la esperanza de cambio de millones de etíopes al ganar por primera vez en las urnas.

La Comisión Electoral indicó que hoy su fuerza, el Partido de la Prosperidad, obtuvo mas de 420 escaños de los 436 que conforman el Parlamento, por lo que su reelección al frente del Gobierno está garantizada, según la agencia de noticias AFP.

Abiy no solo esperanzó a millones de etíopes cuando asumió la primera vez, también generó mucha expectativa en la comunidad internacional, especialmente luego de ser honrado con el premio Nobel de la Paz en 2019 por diálogo y acercamiento de paz con la vecina Eritrea, un histórico rival del país.

El premier consiguió en las elecciones del 21 de junio pasado el apoyo que pedía para poder avanzar en un segundo mandato con un ambicioso programa de reformas económicas, pero también para profundizar la operación militar que lanzó en la región de Tigré, en el norte del país, para aplacar a sus autoridades, que se rebelaron contra su Gobierno nacional.

A la fuerza, el premier logró expulsar a ese Gobierno local y hasta replegó sus fuerzas federales, pero el costo humanitario que dejó detrás fue altísimo: según la ONU, más de 400.000 personas pasen hambre hoy y otras 1,8 millones están al borde de la hambruna.

De hecho, como la ofensiva militar continuaba hace unas semanas, las elecciones legislativas no se pudieron realizar en las 38 circunscripciones de Tigré el mes pasado y se espera que se vote en septiembre recién. Algo similar sucedió en cientos de circunscripciones más.

Además, parte de la oposición llamó a la abstención, mientras que la otra parte fue a las urnas dividida.

La misión de observación de la Unión Africana (UA) afirmó la semana pasada que las elecciones parlamentarias fueron "pacíficas" y "creíbles", aunque destacó que hubo "desafíos" de seguridad por el conflicto en Tigré y el aumento de la violencia intercomunitaria. (Télam)