Dos de cada tres brasileños, el 65% de la población, cree que la economía del país va a empeorar en los próximos meses, según una encuesta divulgada hoy, que reveló que el pesimismo sobre el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro supera el de la gestión de Dilma Rousseff (2011-2015), al igual que en relación al desempleo.

El sondeo del instituto Datafolha reveló que el 65% cree que "la situación económica va a empeorar", frente al 41% que pensaba así en el mes de diciembre.

Por otro lado, pasó del 28 al 11% el porcentaje de brasileños que espera una mejora de la economía, según esta encuesta realizada el 15 y 16 de marzo.

Entre los que aprueban el gobierno de Bolsonaro, el 69% ve un crecimiento de la inflación en el futuro, índice que sube al 75% entre quienes evalúan al gobierno como regular y al 84% en la porción de la población que lo considera malo o muy malo

La expectativa de alta inflación verificada ahora tiene el índice más alto desde noviembre de 2015 (77%), durante el gobierno de Rousseff, que registró el mayor nivel de pesimismo para este indicador, en febrero de 2015 (81%).

Entre los que aprueban el gobierno de Bolsonaro, el 69% ve un crecimiento de la inflación en el futuro, índice que sube al 75% entre quienes evalúan al gobierno como regular y al 84% en la porción de la población que lo considera malo o muy malo .

Los datos del sondeo divulgado hoy sobre el porcentaje de pesimistas superaron el nivel más alto hasta el momento, registrado bajo el Gobierno de Rousseff, en marzo de 2015, cuando el 60% pronosticaba días más difíciles para la economía. Por tanto, el resultado renueva el récord de la serie histórica iniciada en 1997.

La encuesta de Datafolha, por género, muestra el descrédito del futuro de la economía en general entre las mujeres: para el 71% de ellas la economía va a empeorar, frente al 59% de los hombres

Como en el caso del pesimismo, el pronóstico de crecimiento del desempleo es récord: tiene la tasa más alta en la serie histórica de Datafolha sobre el tema.

Hay un 79% que pronostica un aumento del desempleo en los próximos meses, resultado muy superior al registrado en diciembre (57%) y agosto (59%) del año pasado, los indicadores más altos de desempleo desde principios de 2019. El índice actual de 79% supera al de noviembre de 2015 (76%), el más alto jamás registrado.

En cuanto al poder adquisitivo de los salarios, el 54% prevé ahora una disminución a partir de ahora (era del 45% en diciembre), el 13% estima que habrá un aumento (18% en la encuesta anterior), y para el 30% habrá estabilidad.

Asimismo, el 65% de las personas que forman parte de familias que perciben hasta dos salarios mínimos mensuales (2.200 reales) creen que la situación empeorará, aunque el 67% de los que tienen ingresos superiores a 10 salarios (11.000 reales).

Para los que recibieron ayuda de emergencia, el 67% prevé la peor economía, frente al 65% de los que no recibieron el beneficio.

El PIB de Brasil cayó un 3,5 por ciento en 2020, pero en 2021 se esperaba cierta recuperación; la semana pasada, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estimó un crecimiento del 3,7 por ciento para este año.

No obstante, la actual crisis sanitaria que vive Brasil, el segundo país del mundo con casi 12 millones de casos y más de 280.000 muertos, el sistema hospitalario colapsado y la mayoría de estados decretando restricciones en la actividad económica, podría obligar a revisar a la baja esas previsiones.

En este contexto, la encuesta de Datafolha mostró que el alza de los casos y las muertes por coronavirus aumentó el miedo a la enfermedad y el 79% de los brasileños cree que la epidemia está fuera de control en el país. (Télam)