El partido proeuropeo de Moldavia Acción y Solidaridad, al que pertenece la presidenta europeísta Maia Sandu, ganó con el 52,72 por ciento de los votos en las elecciones parlamentarias, informó la Comisión Electoral Central (CEC) del país, tras escrutar el 99,9% de las papeletas depositadas.

Su principal rival, el Bloque Electoral de Comunistas y Socialistas, consiguió el 27,23 por ciento de los votos y el partido Sor, el 5,75 por ciento, informó la agencia Sputnik.

De momento, Acción y Solidaridad, a la que pertenece la presidenta del país, Maia Sandu, se quedará con 62 o 63 escaños de los 101 que tiene el Parlamento, los socialistas con 22, los comunistas con 10 y Sor con seis o siete.

De esta forma, Moldavia Acción y Solidaridad supera con amplitud los 51 escaños necesarios para que un partido forme gobierno, pero no logró los 67 escaños que se requieren para enmendar la Constitución, en particular, renunciar a su estatus neutral para ingresar en la UE o la OTAN.

La CEC informó igualmente que la participación en las elecciones, celebradas este domingo, se elevó al 48,41 por ciento.

El líder de Acción y Solidaridad, Igor Grosu, anunció que tiene la intención de formar gobierno cuanto antes y proclamó que los resultados de su partido representan una victoria sobre la corrupción, por lo que aseguró que su partido realizará una auditoría de todas las instituciones públicas, incluido el gobierno, "para entender a dónde acaba de parar el dinero".

Igualmente, Grosu llamó a castigar a los que cometieron infracciones durante los comicios.

Sin embargo, el secretario general del consejo la Asamblea Interparlamentaria de la CEI, Dmitri Kobitski, afirmó que los observadores de la CEI no constataron infracciones.

Por su parte, el expresidente del país y uno de los líderes del Bloque Electoral de Comunistas y Socialista, Igor Dodon, reconoció su derrota y felicitó a sus rivales.

Dodon señaló que su Bloque formado en pasado mayo se convertirá en "oposición profesional". (Télam)