El Parlamento de Armenia votó a favor de poner fin a la ley marcial decretada en el país a causa de la guerra con Azerbaiyán en torno a la región de Nagorno Karabaj, una medida necesaria para poder convocar las elecciones parlamentarias anticipadas previstas para intentar solucionar la crisis política.

La decisión recibió 118 votos a favor, uno en contra y una abstención, tras ser presentada por los opositores Armenia Próspera y Armenia Brillante, por lo que queda a la espera de que el presidente del organismo formalice la votación para su entrada en vigor, informó la agencia armenia de noticias Armenpress.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinian, anunció la semana pasada que el país celebrará elecciones parlamentarias el 20 de junio tras la crisis que desencadenó el llamamiento del Ejército para que el líder deje el Gobierno.

Las protestas contra el premier fueron en aumento desde noviembre pasado cuando Armenia firmó la derrota en una guerra de seis semanas con Azerbaiyán por Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia dentro del territorio que el mundo reconoce a Azerbaiyán y en disputa desde que la caída de la Unión Soviética dejó fronteras muy difusas en la región y un sinfín de reclamos independentistas.

En virtud del acuerdo, una parte importante del territorio que estaba en manos de separatistas armenios volvió a control azerbaiyano, así como varias áreas situadas fuera de la región.

La gota que rebalsó el vaso fue una entrevista en la que Pashinian dijo que los misiles rusos de los sistemas Iskander "no detonaron del todo o lo hicieron al 10%" en Nagorno Karabaj.

Esto cayó muy mal en el Ejército armenio, que mantiene una buena relación con sus pares rusos y que ven su presencia como fuerza de paz en Nagorno Karabaj como una contención ante el apetito declarado de más tierras por parte de Azerbaiyán.

El número dos del Estado Mayor, Tigran Jachatrian, se burló de las declaraciones y, como represalia, el premier lo despidió, lo que provocó la reacción de unos 40 oficiales militares que a través de una declaración exigieron la renuncia de Pashinian.

El presidente armenio, Armen Sargsian, se negó dos veces a firmar la orden contra el jefe del Ejército, lo que dejó a Pashinian aún más debilitado.

"La mejor forma de salir de la actual situación política son elecciones parlamentarias anticipadas", anunció el premier la semana pasada en su cuenta de Facebook. (Télam)