El Parlamento finlandés comenzó hoy a debatir su adhesión a la OTAN para protegerse mejor ante la posibilidad de una agresión rusa, después de que la semana pasada la primera ministra Sanna Marin dijera que en "semanas" el país decidiría si se une a la Alianza.

"Creo que ocurrirá muy pronto. En pocas semanas", dijo la líder socialdemócrata Marin el miércoles pasado en una conferencia de prensa en Estocolmo junto a su par sueca, Magdalena Andersson, cuyo país también se está planteando si se incorpora a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) después de la invasión rusa a Ucrania.

Esto provocó la reacción de Rusia, que advirtió sobre refuerzos militares en la región del Báltico si Finlandia o Suecia se unen a la alianza militar liderada por Estados Unidos.

Los 200 miembros del Eduskunta (Parlamento finlandés) se inclinan por clara mayoría a favor de la adhesión en una votación que probablemente tendrá lugar antes del verano (boreal).

Según estimaciones de medios de comunicación finlandeses, un centenar ya tiene decidido votar a favor de la adhesión y 12 en contra. Los demás esperan los debates para tomar una decisión, informó la agencia de noticias AFP.

Para el país nórdico, que comparte 1.300 kilómetros de frontera con Rusia, unirse a los 30 miembros de la Alianza Atlántica le daría una disuasión "considerablemente mayor" contra un ataque de su poderoso vecino.

Además, si se une, las fronteras terrestres entre los países de la OTAN y Rusia se duplicarían hasta alcanzar casi 2.600 kilómetros.

Rusia posee en el presente zonas limítrofes con cinco miembros de la OTAN (Estonia, Letonia, Lituania, Noruega y Polonia), pero con ninguno tiene una extensión tan grande como con Finlandia, escenario que llevó al país nórdico a mantener una política de neutralidad y no intervencionismo con su vecino, incluso durante la Guerra Fría.

Sin embargo, Finlandia no está totalmente alejada de la alianza: tras adherirse a la Unión Europea en 1995, el país goza de un estatuto de socio de la OTAN.

La guerra en Ucrania revivió el debate y llevó a que gane adhesión la decisión de sumarse a la alianza militar,

"Todo indica que los finlandeses tomaron una decisión y hay una enorme mayoría a favor de la adhesión", apuntó el viernes la ministra de Asuntos Europeos, Tytti Tuppurainen, aunque añadió que aún no se tomó una decisión.

De acuerdo a una encuesta, cerca de dos tercios de los 5,5 millones de finlandeses estarían a favor de ingresar a la OTAN.

Moscú intenta desalentar a su antiguo gran ducado, que ya consiguió el apoyo de la mayoría de los miembros de la Alianza Atlántica para su posible adhesión.

Finlandia estuvo bajo soberanía rusa durante algo más de un siglo (1809-1917).

"Ser miembro de la OTAN no reforzará su seguridad nacional. De facto, (Finlandia y Suecia) estarán en la primera línea de la OTAN", dijo el viernes la vocera del ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zajarova.

Ambos países "deben entender las consecuencias de esa medida para nuestras relaciones bilaterales", señaló.

Mientras, el ex primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, afirmó que si Finlandia y Suecia se suman a la alianza, Moscú va a reforzar su contingente militar en el Mar Báltico ya que "va ser necesario defender estas fronteras".

Suecia sigue de cerca la decisión de Finlandia ya que también contempla unirse a la alianza.

"Debemos analizar la situación para ver qué es lo mejor para la seguridad del país y del pueblo sueco, y no hay que apresurarse. Hay que hacerlo de forma muy seria y minuciosa", aseguró la dirigente socialdemócrata Andersson, cuyo partido era históricamente contrario a sumarse.

Varios analistas creen que Finlandia, y posiblemente Suecia, presenten su candidatura antes de la cumbre de la OTAN del 29 y 30 de junio en Madrid.

Para ingresar, el voto debe ser unánime.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estimó que no habría obstáculos. (Télam)