Los parlamentarios europeos llamaron hoy a despenalizar el aborto en toda la Unión Europea (UE) en una resolución en la que también reclamaron "salvaguardar el derecho a un aborto seguro y legal" en Estados Unidos, ante la posibilidad de que el máximo tribunal de este país anule la protección legal a la interrupción del embarazo.

El Parlamento aprobó la resolución por 364 votos a favor, 154 en contra y 37 abstenciones, con el apoyo unánime de los partidos de izquierdas y los liberales.

En el caso del Partido Popular Europeo hubo algunas delegaciones que votaron a favor y otras, como la del PP de España, en contra.

Los eurodiputados españoles del Partido Popular votaron en contra, en un asunto que evidencia las diferencias en el seno de los conservadores europeos, donde unos 50 eurodiputados votaron a favor, otros 65 en contra y otros 25 se abstuvieron.

Los parlamentarios de Vox también rechazaron la resolución, que sí fue apoyada por los representantes de Partido Socialista Obrero Español, Ciudadanos y Unidas Podemos.

La moción condena el retroceso en la salud y derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en la UE y recuerdan que las restricciones al aborto afectan de forma desproporcionada a las mujeres en situación de pobreza.

Concretamente, recuerda que la desigualdad entre mujeres que genera el veto al aborto y alerta de que las personas vulnerables corren un mayor riesgo de someterse a abortos inseguros y potencialmente mortales.

La iniciativa pide despenalizar la suspensión voluntaria del embarazo y eliminar las trabas que impiden el aborto seguro y legal, además de exigir acceso a servicios de salud reproductiva sin incurrir en ningún tipo de discriminación.

"Los profesionales médicos no deben negar a las mujeres el acceso al aborto por motivos religiosos o de conciencia, puesto que pueden poner en peligro la vida del paciente", aseguró el texto, citado por la agencia de noticias Europa Press.

La resolución de los eurodiputados se produce en momentos en que se espera un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que podría anular ese derecho, vigente desde 1973, dejando en manos de cada estado decidir si restringe o prohíbe el aborto.

En el texto condena "enérgicamente" el presunto retroceso en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en todo el planeta, incluyendo en su denuncia no solo a los Estados Unidos, sino también a "algunos Estados miembros de la Unión", aunque no cita los nombres.

Esta cuestión llega a la Cámara comunitaria después de que mayo pasado se filtrara un borrador del Tribunal Supremo estadounidense que señalaba la existencia de una mayoría de jueces partidarios de revocar la protección legal al aborto, luego de 49 años de vigencia. (Télam)