La ministra de Gobierno de Ecuador, María Paula Romo, enfrentaba hoy un juicio político en el Pleno de la Asamblea impulsado por tres diputados a causa de su actuación frente a las protestas opositoras del 2 al 13 de octubre de 2019 contra las medidas de ajuste impuestas por el presidente Lenín Moreno, que dejaron once muertos y más de mil heridos.

La sesión se lleva a cabo en modalidad virtual debido a la pandemia de coronavirus.

El uso de bombas lacrimógenas caducadas y la actuación policial en centros que acogieron a los manifestantes son las causales para la interpelación.

Una tardía convocatoria a un comité para la protección de los periodistas durante las protestas fue desechada por falta de sustento por la Comisión de Fiscalización.

Romo tiene un máximo de tres horas para defenderse de las acusaciones imputadas en su contra, según refiere el artículo 84 de la Ley Legislativa.

Finalizada la intervención, la funcionaria se retirará del Pleno y el presidente de la Asamblea, César Litardo, declarará abierto el debate, en el cual podrán intervenir todos los asambleístas y exponer sus argumentos por máximo diez minutos sin derecho a réplica, citó el diario local El Comercio.

Para una posible censura y destitución se requiere de las dos terceras partes del Pleno de la Asamblea, es decir, de 91 votos, según el artículo 131 de la Constitución.

“La censura producirá la inmediata destitución de la autoridad. Si de los motivos de la censura se derivan indicios de responsabilidad penal, se dispondrá que el asunto pase a conocimiento de la autoridad competente”, añade.

De no presentarse al término del debate una moción de censura y destitución, se archivará la solicitud.

El juicio político es impulsado por los asambleístas Lourdes Cuesta, Roberto Gómez y Amapola Naranjo, los tres aliados al expresidente Rafael Correa.

Si no se logran los 91 votos para una censura, Gómez y Naranjo insistirán en un cuarto pedido de interpelación, que presentaron hace un mes por acusaciones de supuestos repartos de hospitales a cambio de votos en el Parlamento.

Romo es la primera ministra del Gobierno de Moreno en enfrentar un proceso de interpelación sin haber renunciado.

Antes de ella, cinco exministros enfrentaron procesos similares cuando ya estaban fuera de sus puestos: Carlos de la Torre, Rubén Flores, María Fernanda Espinosa, Verónica Espinosa y Raúl Pérez Torres.

Solo el de Espinosa, quien ocupaba la cartera de Salud, terminó en censura.

Datos de la Defensoría del Pueblo revelan que en el contexto de las protestas se incurrió en un uso excesivo de la fuerza, lo que llevó a once muertes violentas, 1.340 heridos y cientos de detenidos.

La derogación de los subsidios al combustible por parte de Moreno en 2019 desencadenó el 3 de octubre de ese mismo año unas manifestaciones que se extendieron hasta el día 13 y durante las cuales el mandatario llegó a decretar el estado de excepción. (Télam)