El exprimer ministro Ranil Wickremesinghe fue elegido por el Parlamento de Sri Lanka como presidente interino para sustituir a Gotabaya Rajapaksa, quien huyó en medio de fuerte crisis política y económica. Según los resultados oficiales, Wickremesinghe, quien fue seis veces primer ministro, recibió 134 votos, contra 82 de su principal rival Dullas Alahapperuma y sólo tres para el izquierdista Anura Dissanayake.

"Se acabaron nuestras divisiones", dijo Wickremesinghe en su discurso de aceptación e invitó a Alahapperuma a "unirse" a él: "Para sacar al país a la crisis a la que nos enfrentamos", subrayó. Wickremesinghe juró su cargo más tarde este mismo miércoles en una ceremonia en la sede del Parlamento, fuertemente custodiado.

Con la elección de Wickremesinghe, de 73 años, el actual gabinete queda automáticamente disuelto y él elegirá un primer ministro para formar un nuevo gabinete. Ranil Wickremesinghe completará el mandato de Rajapaksa, que termina en noviembre de 2024. El político accedió inicialmente al cargo de primer ministro del Gobierno de Rajapaksa en sustitución del hermano del ex dirigente, Mahinda Rajapaksa, que se vio obligado a abandonar el puesto el pasado 9 de mayo cuando sus seguidores atacaron a manifestantes en Colombo.

Wickremesinghe contó en la votación de este miércoles con el apoyo de parte de una facción del Sri Lanka Podujana Peramuna (SLPP), del depuesto presidente, aunque su candidatura ha enfurecido a los manifestantes que llevan reclamando su dimisión desde que accedió al puesto de primer ministro, y han amenazado con protestas en caso de resultar elegido. "El país entero no quería que Ranil resultase elegido, porque es una persona que ha sido rechazada.

No llegó al Parlamento gracias al voto de los esrilanqueses, sino porque Gotabaya Rajapaksa quería darle una oportunidad", explicó a Efe Rifas Mohamed Farook, uno de los manifestantes de la acampada del parque Galle de Colombo, epicentro de las protestas.. Por qué renunció el presidente de Sri Lanka. Rajapaksa presentó su renuncia la semana pasada por las intensas protestas que atraviesa su país desde marzo de este año.

Miles de personas comenzaron a salir a las calles para mostrarse en contra del manejo de la crisis económica de Sri Lanka por parte del Presidente. Las manifestaciones fueron cada vez más violentas hasta el punto en el que el pasado sábado un grupo de individuos asaltaron la residencia presidencial y la del primer ministro, Ranil Wickremesinghe.

Al día siguiente, Rajapaksa dijo que iba a presentar su dimisión al Parlamento el miércoles, pero finalmente lo hizo el jueves a través de una carta que envió desde Singapur. Después del tenso clima, abandonó el país y se alojó en Maldivas tras viajar en un avión de las Fuerzas Armadas. Desde que se conoció su renuncia, las calles de Colombo no tuvieron protestas, sino que hubo festejos por la salida del ahora ex presidente. MMS/PT NA