El vicepresidente del Congreso Nacional de Honduras (parlamento unicameral), Mario Alonso Pérez, presentó hoy un proyecto de ley orientado a impedir la legalización del aborto en el país latinoamericano, salvo que una Asamblea Nacional Constituyente decida “por unanimidad” lo contrario, lo que aleja cada vez más a las mujeres y cuerpos gestantes a acceder al derecho fundamental de una ley interrupción voluntaria del embarazo.

El proyecto de ley que impulsa prohibir el aborto en la Constitución de Honduras contrasta con la situación en Argentina, donde mañana se promulgará la ley de aborto libre, seguro y gratuito, y también con Chile, donde hoy se discute en el Congreso la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14.

Actualmente la Carta Magna ya determina que “al que está por nacer se le considerará nacido para todo lo que favorezca dentro de los límites establecidos por la ley”, por lo que el aborto sigue siendo un delito en Honduras, incluso en casos de violación y riesgo para la vida o la salud.

Sin embargo, la reforma busca blindar toda posibilidad de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, porque al texto existente se le agregaría: “Se considera prohibida e ilegal la práctica de cualquier forma de interrupción de la vida del que está por nacer, a quien debe respetarse la vida en todo momento. Serán nulas e inválidas las disposiciones legales que establezcan lo contrario.”

Presentado por el vicepresidente del Congreso Nacional de Honduras, el legislador dijo que basó su propuesta en el principio fundamental del respeto a la vida, dado que el Estado hondureño es signatario de la Convención Americana de los Derechos Humanos (CADH), donde toda persona tiene derecho a que se respete su vida, informaron los medios locales.

Al texto también se le añadirá que para cambiar ese mandato legislativo serían necesarios los votos favorables de tres cuartas partes de los miembros del pleno del Congreso, consigna el proyecto.

“Sus disposiciones no perderán vigencia o dejarán de cumplirse cuando sea supuestamente derogado o modificado por otro precepto constitucional. En caso de aprobarse una nueva Constitución sus disposiciones serán incorporadas a la misma, salvo que por unanimidad de la Asamblea Constituyente se establezca lo contrario”.

Mientras representantes de distintos credos religiosos aplaudieron la iniciativa, la Organización Lésbica Feminista de Honduras (Cattrachas) condenó la disposición e indicó que se trata de una doble prohibición porque está consignada en el Código Penal, informó la agencia de noticias Sputnik.

Según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Iupdas), de enero a diciembre de 2018, se realizaron 2.972 evaluaciones médico legal por denuncias de delitos sexuales, un promedio mensual de 248 casos, de las cuales muchas de esas agresiones sexuales terminaron en embarazos no deseados.

Debido a la penalización absoluta del aborto en el país latinoamericano, las mujeres hondureñas se ven forzadas a seguir adelante con sus embarazos o entregarse a la clandestinidad donde corren el riesgo de terminar en la cárcel o muertas.

Ante el proyecto de ley presentado por Pérez, Cattrachas convocó para mañana a salir con los emblemáticos pañuelos verdes a las calles en defensa al derecho a decidir de mujeres y niñas hondureñas.

La cita será mañana miércoles 14 de enero a las 10 de la mañana, hora local, frente al Congreso Nacional, informó el colectivo feminista a través de su cuenta de Twitter.

Después de la legalización del aborto en Argentina, el 30 de diciembre de 2020, Cattrachas dijo que quieren que América Latina sea una marea verde a favor del aborto y que las mujeres hondureñas sean libres. (Télam)