El papa Francisco ratificó hoy que viajará a Irak en marzo, como estaba previsto por el Vaticano, salvo que haya un aumento de los casos de coronavirus en el país asiático.

El pontífice manifestó su deseo de ir a Irak del 5 al 8 de marzo, en la que será la primera visita de un Papa al país, pese a que a casi un mes del viaje aún no hay un programa oficial de la gira.

Por el momento, el Vaticano solo confirmó que el Papa viajará del 5 al 8 de marzo y que visitará la capital Bagdad y las ciudades de Ur, Erbil, Mosul y Qaraqosh.

Según dijeron fuentes vaticanas a Télam, la idea es que el pontífice dedique el 5 y el 6 a actividades en la capital, incluidas reuniones con las autoridades y el cuerpo diplomático, y que el 6 por la tarde pueda desplazarse hacia Najaf, a 180 kilómetros al sur de Bagdad, para reunirse con el líder del Islam chiita más importante del mundo, el Gran Ayatolá Ali al Sistani.

Luego, el Papa se dedicaría a visitar Ur, ciudad ligada a la memoria de Abraham, patriarca reconocido por judíos, católicos y musulmanes.

También figura en el programa tentativo la llegada de Francisco a Mosul y Qaraqosh, en el Norte del país, en un área en la que los temas de importancia serán la persecución a los cristianos y los refugiados sirios y es probable que celebre una misa en el estadio "Franso Hariri" de Erbil.

El pontífice planteó este lunes, en diálogo con un grupo de periodistas de la cadena CNS, que aunque la visita deba hacerse con distanciamiento social, "la gente verá que el Papa está en su país". (Télam)