El papa Francisco llamó hoy a "deponer las armas" en Siria y a "reconstruir el tejido social", con motivo del décimo aniversario de la mortífera guerra que azota al país árabe.

"Renuevo mi más sincero llamado a las partes en conflicto para que den muestras de buena voluntad, para que se abra un rayo de esperanza para la población exhausta", suplicó el Papa tras la tradicional oración del Ángelus en la plaza de San Pedro.

"Espero también un compromiso constructivo, decisivo y renovado de solidaridad por parte de la comunidad internacional para que, una vez depositadas las armas, se pueda reconstruir el tejido social y se pueda iniciar la reconstrucción y la recuperación económica", agregó, informó la agencia de noticias AFP.

El pontífice lamentó que diez años del "sangriento conflicto en Siria" desembocaran en "uno de los mayores desastres humanitarios de nuestro tiempo: un número indeterminado de muertos y heridos, millones de refugiados, miles de desaparecidos, destrucción, violencia de todo tipo, sufrimiento inhumano para toda la población, en particular para los más vulnerables como los niños, las mujeres y los ancianos".

La guerra en Siria, que está entrando en su undécimo año, ha dejado más de 500.000 muertos, según distintas estimaciones.

El papa Francisco, que acaba de realizar una visita histórica a Irak, no tiene previsto visitar Siria, pero pide regularmente un alto el fuego en este país "martirizado". (Télam)