El papa Francisco denunció hoy el racismo, comparándolo con un virus que acecha para emerger y mostrar que “nuestro supuesto progreso social no es tan real ni definitivo” como la gente piensa.

“El racismo es un virus que muta fácilmente y que, en lugar de desaparecer, se esconde y está siempre al acecho", dijo el Papa en Twitter en el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

"Las expresiones de racismo vuelven a avergonzarnos, demostrando así que los avances de la sociedad no están asegurados para siempre”, agregó Francisco.

Con los hashtags #FightRacism #FratelliTutti, Francisco aludió al título de la encíclica, o documento especial de enseñanza, que emitió el año pasado en medio de la pandemia de Covid-19 para presionar por la solidaridad, la hermandad y el cuidado del medio ambiente en todo el mundo.

En su tuit, Francisco, quien a lo largo de su papado defendió los derechos de las personas marginadas en las sociedades, incluidos los migrantes, no citó ningún caso particular de racismo o lugar.

La conmemoración anual de la ONU del 21 de marzo coincide con el aniversario del día en que la policía de Sharpeville, Sudáfrica, abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes del apartheid en 1960.

(Télam)