El opositor ruso Alexey Navalny anunció hoy desde Alemania que regresará a su país el 17 de enero, tras estar internado por envenenamiento y haber acusado al Gobierno de Vladimir Putin de intentar matarlo, lo que el Kremlin negó una y otra vez.

"He sobrevivido. Y ahora (el presidente) Putin, que dio la orden de asesinarme (...) dice a sus servidores que hagan todo lo posible para que no vuelva", dijo el activista, de 44 años, en su página de la red social Instagram, donde sin pruebas insiste en apuntar a Moscú por su estado de salud.

Navalny añadió que tenía un pasaje de vuelta para el 17 de enero en un vuelo comercial, informó la agencia de noticias AFP.

El 20 de agosto de 2020 Navalny, enemigo declarado del Kremlin, se sintió mal repentinamente en un vuelo desde Tomsk, Siberia, hacia Moscú, por lo que el avión realizó un aterrizaje de emergencia en la ciudad rusa de Omsk, donde estuvo hospitalizado 48 horas.

Tras reunirse con Putin, la mujer de Navalny logró que lo trasladaran a Berlín donde estuvo internado y logró recuperarse.

Tres laboratorios europeos concluyeron que había sido envenenado por una sustancia neurotóxica de tipo Novichok y las miradas se posaron en Moscú.

Sin embargo, Rusia siempre negó que Navalny haya sido envenenado, y asegura que la sustancia tóxica de tipo Novitchok no estaba presente en su organismo cuando fue tratado en Rusia.

Moscú, además, rechaza abrir una investigación criminal por este caso, dada la negativa alemana de transmitir sus datos a Rusia.

Desde que salió del coma y carente de pruebas, Navalny, quien tiene una investigación abierta en su contra “por fraude masivo”, sigue acusando a Putin de haber ordenado su asesinato, algo que el Kremlin niega.

Presuntamente el opositor gastó para fines personales 356 millones de rublos (unos 4,3 millones de dólares) de donaciones recibidas. (Télam)