El poderoso ministro del Interior de Libia, Fathi Bachagha, resultó hoy ileso de un intento de asesinato cerca de Trípoli, se informó oficialmente y, según la prensa internacional, ello despertó el temor a un repunte de la violencia en el país.

Bachagha “fue objeto de un intento de asesinato el domingo a las 15 (las 10 en la Argentina) cuando regresaba a su residencia, en Janzur”, a unos 10 kilómetros de Trípoli, reportó el Ministerio del Interior en un comunicado.

La nota explicó que “un vehículo blindado abrió fuego contra el convoy con metralletas y la escolta del Ministerio respondió abriendo fuego” y agregó que uno de los custodios del funcionario resultó herido pero estaba “sano y salvo”.

Una fuente del Ministerio del Interior afirmó que “dos atacantes fueron detenidos y el tercero falleció”, según la agencia de noticias AFP.

Bachagha, de 58 años y ministro desde 2018, forma parte del Gobierno de Unidad Nacional (GNA) saliente de Fayez al Sarraj, radicado en Trípoli y reconocido por la ONU.

Era firme candidato a ocupar el cargo de primer ministro interino, pero a principios de este mes fue finalmente designado para ese puesto Abdel Hamid Dbeibah, en un proceso patrocinado por la ONU.

El ministro basó su gestión y su campaña en la lucha contra la corrupción y la reducción de la influencia de las milicias, que siguen resistiéndose a la autoridad del Estado.

Una década después de la caída del histórico líder Muammar Kaddafi en 2011, Libia sigue envuelta en una crisis política con dos sectores que se disputan la autoridad: el GNA, en el oeste, apoyado principalmente por Turquía, y, en el este, el régimen del mariscal Jalifa Hafter, respaldado por Rusia, Emiratos Árabes Unidos y Egipto.

El 23 de octubre pasado, ambas partes firmaron un acuerdo de cese el fuego permanente con “efecto inmediato”, tras cinco días de discusiones en Ginebra bajo los auspicios de la ONU. (Télam)