El Ministerio israelí de Defensa informó en un comunicado que el titular de esa cartera,

Benny Gantz, "se reunió anoche con el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas para discutir política de seguridad y temas civiles y económicos", enfocados tanto en la ocupada Cisjordania como en la Franja de Gaza.

Esta reunión representa la primera oficial entre líderes israelíes y palestinos desde un encuentro en 2010 entre el propio Abbas y el entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el marco de los intentos estadounidenses por conducir el diálogo de paz.

Gantz, líder de un partido centrista en la coalición gobernante israelí, dijo a Abbas "que Israel busca tomar medidas para fortalecer la economía de la AP." Además, "acordaron continuar las comunicaciones", señaló, citado por el servicio público de radiodifusión alemán, Deutsche Welle.

En la reunión participaron también el jefe militar israelí responsable de asuntos civiles en los territorios palestinos, Ghasan Alyan, así como el ministro de Asuntos Civiles de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Hussein al Sheikh, y Majid Faraj, jefe de inteligencia palestina.

Del lado palestino, fue Al Sheikh quien informó públicamente del encuentro, mediante un mensaje en la red social Twitter, en el que enfatizó que Abbas y Gantz "discutieron todos los aspectos de las relaciones palestino-israelíes".

Gantz y Abbas ya mantuvieron una conversación telefónica a mediados de julio, la primera comunicación entre ambas partes por esa vía desde 2017, cuando hablaron Netanyahu y el presidente palestino, quien ahora atraviesa una profunda crisis de legitimidad, mientras crecen las protestas que piden su dimisión en Cisjordania.

El movimiento islamista Hamas, que gobierna de facto la Franja de Gaza, criticó a través de su portavoz Hazem Qasem, la reunión y aseguró que este tipo de cumbres representan "la continuación de la ilusión del liderazgo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) sobre la posibilidad de obtener algo para el pueblo palestino a través del fallido camino de la negociación".

"Este comportamiento profundiza la división política palestina y complica la situación palestina en su conjunto", agregó.

Por otra parte, se refirió también a los procesos de normalización de relaciones diplomáticas de países árabes y musulmanes con Israel, y señaló que este tipo de reuniones "animan a algunos en la región que quieren normalizar relaciones con la ocupación (Israel) y debilitan la posición palestina."

El encuentro llega pocos días después de que el primer ministro israelí, Naftali Bennett, se reunió en Washington con el presidente estadounidense, Joe Biden, quien insistió en la necesidad de avanzar en el proceso de paz.

Las relaciones entre Israel y la AP se han deteriorado los últimos años, en especial durante el Gobierno del exprimer ministro Benjamin Netanyahu (2009-2021), quien no hizo ningún esfuerzo sustancial por resolver el conflicto y de hecho permitió la expansión de asentamientos judíos en tierras palestinas, considerados ilegales por la ONU.

Israel y militantes palestinos se enfrentaron durante 11 días en mayo pasado en Gaza, en las peores hostilidades en la zona desde 2014. (Télam)