Los Museos Vaticanos, donde se encuentra la célebre Capilla Sixtina, reabrirán sus puertas el lunes tras haber permanecido cerrados durante 88 días por la pandemia, el cierre más largo desde la Segunda Guerra Mundial.

Sus famosas colecciones estarán abiertas de lunes a sábado, pero los visitantes deberán reservar sus entradas con antelación y se les asignará un horario de entrada.

Las autoridades aprovecharon el cierre para realizar labores de mantenimiento y restauración en este emblemático lugar, informó la agencia de noticias AFP.

Concretamente, se limpiaron los frescos del siglo XV que visten las paredes laterales de la Capilla Sixtina, una de los lugares más preciados de estos museos, que reciben anualmente a seis millones de visitantes.

"Los museos del Papa los esperan con gusto", anunció en un comunicado la institución cultural.

Este anunció se produjo después de que Italia flexibilizara las restricciones por la pandemia a partir del lunes. Esto permitirá que bares, restaurantes y museos reabran con restricciones en una parte del país.

Seguirán sometidos a restricciones severas Apulia, Cerdeña, Sicilia, Umbría y la provincia autónoma de Bolzano, que pasarán a partir del domingo al nivel de alerta "naranja", de riesgo medio, mientras que el resto de Italia pasa al nivel "amarillo", de riesgo moderado.

El toque de queda nocturno permanecerá en vigor en todo el país y ningún bar o restaurante podrá servir mesas a partir de las seis de la tarde.

Italia, uno de los países más afectados por el coronavirus, registró más de 87.000 muertos y 2,57 millones de positivos desde el inicio de la pandemia. (Télam)