Dos organizaciones ciudadanas, integradas por representantes de distintos sectores sociales de Panamá, rechazaron hoy abrir una mesa de negociación con el Gobierno en medio de las protestas en el país por el presunto desmanejo de las finanzas públicas y el alto costo de vida.

La Alianza Nacional por los Derechos de los Pueblos Organizados (Anadepo) y la Alianza del Pueblo Unido por la Vida afirmaron hoy que no participarán de la mesa de diálogo a la que convocó el Gobierno en la Ciudad del Saber, el barrio de negocios ubicado en Ciudad de Panamá.

De acuerdo con la Alianza del Pueblo Unido por la Vida, la convocatoria de la Presidencia de Laurentino Cortizo no es sincera y no quieren precondiciones ni mediación de la Iglesia Católica, que se postuló como puente para encontrar una solución a la crisis, según recogió el diario La Prensa.

"Exhortamos a la cordura para no afectar el diario convivir y evitar los daños a terceros, a la paz social y al proceso de recuperación económica. Este Gobierno ha optado siempre por el diálogo honesto y la tolerancia", afirmó la Iglesia Católica en un comunicado.

Los manifestantes, que protestan por los altos precios de los combustibles y los productos básicos, y cuestionan el uso del dinero del Estado bloquearon calles y algunas de las principales vías de acceso a los núcleos urbanos.

La Asamblea Nacional de Panamá votó ayer un plan de austeridad de nueve puntos que contempla la suspensión de viajes y desplazamientos -tanto fuera como dentro de Panamá- de los miembros del Gobierno y de otros altos funcionarios.

Otras de las medidas es la suspensión de aumentos salariales, de nuevos nombramientos y de los servicios de publicidad, así como de la compra de equipos y material para las instituciones.

El sitio de PanamáAmérica advirtió hoy que por el cierres de calles y rutas ya generó desabastecimiento de varios productos, sobre todo en las regiones atravesadas por la Carretera Interamericana, que lleva una semana cerrada.

Hay cortes en las provincias de Chiriquí, Veraguas, Azuero y Pacora, lo que generó problemas no solo para quienes se movilizaban de una zona a otra sino también para la llegada de productos.

También el líder sindical y excandidato presidencial por el Frete Amplio panameño Saúl Méndez cuestionó la propuesta gubernamental de diálogo, porque, advirtió, deja de lado a los colectivos populares movilizados.

"El pueblo no les cree (al Gobierno); por eso sigue en la calle permanentemente y crece la protesta social: queremos una mesa real, pues los diálogos de ´yo con yo´ no resuelven nada", ironizó Méndez, según la agencia Sputnuk.

El secretario general del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción (Suntracs) propuso bajara los salarios del presidente y la jerarquía del Gobierno, en lugar de reducir un 10 por ciento la plantilla estatal, como al parecer sugiere el Ejecutivo. (Télam)