El jefe histórico de la casi extinta guerrilla maoísta de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, sufrió algunos problemas de salud, pero está estable en una cárcel de máxima seguridad en Perú, informó hoy el Ministerio de Interior.

"En horas de la mañana del sábado 17, el interno reportó una baja en su presión, lo que motivó una revisión por parte del personal médico especializado del Ministerio de Salud, la misma que concluyó que se encontraba estable", indica un comunicado de la cartera.

El texto agrega que se solicitó "el traslado del reo a un hospital para realizarle un monitoreo y exámenes, pero Guzmán rechazó dicho traslado a un hospital".

Guzmán, profesor universitario de filosofía de 86 años, es atendido en su centro de reclusión por un médico y un enfermero.

El Comité Técnico del Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao (Cerec) puso en conocimiento de su estado al médico particular, a su abogado defensor, al familiar directo acreditado, a la Defensoría del Pueblo y al Comité Internacional de la Cruz Roja.

"En el marco de sus funciones y competencias realizarán los días lunes y martes próximos una visita al referido interno", agregaron, según la agencia de noticias AFP.

Guzmán fue capturado 1992 y condenado a prisión perpetua por ser responsable intelectual de uno de los más cruentos conflictos en América latina, con casi 70.000 muertos en dos décadas (1980-2000).

Agentes de inteligencia lo detuvieron el 12 de septiembre de 1992, sin disparar un tiro. Estaba oculto en una casa de tres pisos del distrito limeño de Surquillo donde funcionaba, como fachada, una academia de ballet en la planta baja.

Con él cayó también Elena Iparraguirre, ahora de 73 años, también de la cúpula de Sendero, con quien se casaría en 2010 en prisión.

El grupo está diezmado, disperso y casi extinto, aunque en ocasiones reaparece con singular virulencia.

Poco tiempo atrás le fue atribuido un ataque en el que murieron 14 personas. (Télam)