Líbano inicio hoy un confinamiento estricto de 11 días para intentar frenar un aumento de los contagios de coronavirus que está dejando a los hospitales al borde de sus capacidades.

También hoy en Medio Oriente, Turquía inició su campaña de inmunización con la vacuna china CoronaVac y empezando con el personal sanitario, mientras que Israel superó por tercer día seguido los 9.000 casos tras un récord de casi 10.000 el martes pasado.

Las restricciones en el Líbano, que incluyen un toque de queda durante todo el día hasta el 25 de enero, se incrementaron después de que algunos hospitales comenzaran a sufrir una falta de camas para tratar a los pacientes con coronavirus.

Desde fines de diciembre, el pequeño país árabe, de 6 millones de habitantes, registra un aumento alarmante de los casos, con cifras que no se habían registrado desde el comienzo de su brote, en febrero.

Hasta ahora contabiliza más de 231.000 casos y 1.740 decesos.

Entre los infectados está el ministro de Salud en funciones, Hamad Hasan, quien ayer fue hospitalizado y se encuentra estable, según un comunicado emitido por la cartera que dirige y recogido por la cadena de televisión local Al Jadeed.

Esta mañana, las calles de Beirut estaban prácticamente vacías y la mayoría de los comercios, cerrados, según la agencia de noticias AFP.

Los trabajadores de sectores considerados no esenciales no tendrán autorización de salir de sus casas y los supermercados solo abrirán para realizar entregas.

Algunos libaneses temen que estas nuevas restricciones agraven las condiciones de vida, ya de por sí muy complicadas, de muchas familias, en un país que padece la crisis económica más grave de las últimas décadas y donde la mitad de la población vive por debajo del umbral de pobreza.

"Estamos muy preocupados por el hecho de que las familias vulnerables y sus hijos puedan ser abandonados a su suerte", advirtió el lunes la ONG Save the Children.

Frente a la magnitud de la doble crisis, sanitaria y económica, el Banco Mundial aprobó esta semana una ayuda de urgencia para el país de 246 millones de dólares, pero no está claro cómo y cuándo se recibirá esta ayuda.

En tanto, en Turquía, personal sanitario de varias regiones, entre ellas en Estambul y la capital Ankara, comenzó a ser vacunado hoy con la vacuna CoronaVac, producida por la firma china Sinovac, que requiere dos dosis espaciadas en cuatro semanas.

Tras el personal sanitario, la campaña se ampliará a los trabajadores de sectores esenciales y a los mayores de 65 años.

Además de esta vacuna, Turquía está en negociaciones con el laboratorio alemán BioNTech para comprar 4,5 millones de dosis y otras 30 millones en opción de su vacuna producida en colaboración con el norteamericano Pfizer.

Turquía, con 83 millones de habitantes, acumula más de 2,3 millones de casos de Covid-19, y 23.000 fallecimientos.

En Israel, autoridades informaron hoy de cerca de 9.388 casos de coronavirus durante las últimas 24 horas, con lo que país se mantiene por tercer día consecutivo por encima de los 9.000 contagios tras su máximo diario del martes, cuando rozó los 10.000.

Israel acumula entonces 522.974 contagios, incluyendo 3.826 muertes, informó el Ministerio de Salud.

La cartera informó además que 1.934.685 personas ya recibieron la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, mientras que 104.346 han sido inoculadas ya con las dos dosis necesarias para garantizar la inmunización.

Autoridades israelíes impusieron el 8 de enero nuevas restricciones, incluido el cierre de escuelas y guarderías, mientras que los centros comerciales no podrán abrir y los restaurantes sólo podrán servir pedidos a domicilio. (Télam)