El jefe de la Guardia Nacional mexicana en el estado de Zacatecas, general José Silvestre Urzúa, fue asesinado durante un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y presuntos sicarios en esta región del centro del país, estratégica para los cárteles del narcotráfico, informaron autoridades.

El militar, coordinador estatal de este cuerpo policial militarizado fundado en 2019 por el presidente Andrés Manuel López Obrador, fue abatido ayer en una refriega que dejó también unos 10 agentes heridos, indicaron fuentes oficiales a la agencia de noticias AFP.

La muerte del general Urzúa fue confirmada por el gobernador de Zacatecas, David Monreal, quien expresó sus condolencias vía Twitter y afirmó que mantendrá la lucha por pacificar el estado y enfrentar a la delincuencia, "el anhelo al cual el general entregó su vida".

La Guardia Nacional, por su parte, informó que el oficial "perdió la vida en cumplimiento del deber, al participar en un operativo conjunto contra la delincuencia organizada".

La operación de las autoridades buscaba detener a policías municipales que mantendrían vínculos con grupos criminales que operan en el sudeste del estado, indicaron las fuentes de seguridad.

Zacatecas es una ruta estratégica hacia el mercado de drogas de Estados Unidos y los puertos del Pacífico y el Golfo de México, lo que origina violentas disputas entre los cárteles Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa, los más poderosos del país.

Este enfrentamiento recrudeció en el último año con múltiples asesinatos de policías y civiles en la entidad, que es también conocida por sus ciudades coloniales y turísticas.

México registra más de 340.000 asesinatos y unos 100.000 desaparecidos, la mayoría atribuidos a las organizaciones criminales, desde el lanzamiento de una polémica ofensiva militar antidrogas en diciembre de 2006 ordenada por el presidente centrista Felipe Calderón (2006-2012). (Télam)