El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, visitará China el 5 y 6 de febrero para reunirse con su par Qin Gang, en otro intento por aliviar las tensiones diplomáticas, confirmó hoy un funcionario en Washington.

El objetivo del viaje, el primero de este nivel desde 2018, es buscar nuevas alternativas para aliviar fricciones diplomáticas y económicas con el principal adversario de Estados Unidos, señaló el funcionario, que pidió el anonimato, según consignó la agencia AFP.

La visita había sido acordada en noviembre pasado por los presidentes Xi Jinping y Joe Biden cuando mantuvieron su primer encuentro cara a cara en el marco de la cumbre del G20 celebrada en Bali.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, ponderó la visita y expresó que ambas naciones "mantienen comunicación sobre acuerdos relevantes específicos".

"China siempre considera y desarrolla las relaciones chino-estadounidenses de acuerdo con los tres principios de respeto mutuo, coexistencia pacífica y cooperación de beneficio mutuo propuestos por el presidente Xi Jinping", refirió Wang.

Añadió que espera que "Estados Unidos establezca un entendimiento correcto de China, y que insista en el diálogo en lugar de la confrontación".

Subrayó que el objetivo es "implementar plenamente el importante consenso alcanzado por los dos jefes de Estado y volver a encaminar las relaciones entre China y Estados Unidos hacia un desarrollo saludable y estable".

Según el portal Politico, es probable que la agenda de Blinken incluya la invasión rusa sobre Ucrania, el creciente arsenal nuclear de Beijing, la cooperación antidrogas estancada y el tema de los ciudadanos estadounidenses detenidos en China, recogió la agencia de noticias ANSA.

Estados Unidos reclamará además el levantamiento de las suspensiones de los acuerdos bilaterales de alto nivel, incluso para la cooperación antidrogas y los diálogos militares, que Beijing impuso en agosto en respuesta al polémico viaje fuera de agenda de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi a Taiwán.

China considera a Taiwán territorio propio y este es un tema de profunda controversia desde hace años.

Qin, quien asumió el cargo de ministro de Relaciones Exteriores en enero después de 17 meses como embajador de China en Washington, señaló que estaba dispuesto a hacer que la visita de Blinken fuera un éxito.

En un tuit de despedida publicado a principios de este mes, elogió un historial de "reuniones profundas y constructivas" con Blinken, y también anticipó que "continuará la estrecha relación de trabajo con él para una mejor" relación bilateral.

El viaje se llevará a cabo a pesar de las preocupaciones sobre el rebrote de coronavirus que padece el gigante asiático desde hace varias semanas.

De hecho, el 22 de diciembre el propio Blinken instó a China a compartir información sobre la nueva ola, causando profundo enojo por parte de Beijing.

Otros temas polémicos por abordar son Corea del Norte, comercio, el mar de China Meridional y los semiconductores. (Télam)