El intendente saliente de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, detenido y apartado ayer del cargo por un caso de corrupción, logró la detención domiciliaria con tobillera electrónica, que fue dictada por el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ, tercera instancia penal y administrativa), Humberto Martins, según se informó hoy oficialmente.

La decisión fue otorgada anoche por el juez Martins a pedido de Crivella, el intendente de Río de Janeiro que es pastor de la Iglesia Universal y un aliado próximo del presidente Jair Bolsonaro y dos de sus hijos, el senador Flavio Bolsonaro y el concejal carioca Carlos Bolsonaro.

Crivella es acusado por el Ministerio Público de comandar una banda bautizada por la policía como "Cuartel General de la Coima" que cobraba sobornos a empresas para obtener contratos con la municipalidad de Río de Janeiro, la segunda más importante del país.

El dirigente, del partido Republicanos, vinculado a la Iglesia Universal del magnate Edir Macedo, dueño de la cadena de TV Record y su exyerno, perdió en noviembre su reelección ante Eduardo Paes, del partido Demócratas.

Su derrota fue interpretada como uno de los fiascos políticos del presidente Bolsonaro en las elecciones municipales.

Según el fallo del juez Martins, Crivella está apartado del cargo, tiene prohibido mantener contacto con terceros, no puede usar teléfono y tampoco salir de su casa sin autorización.

Crivella iba a dejar el cargo el 31 de enero y denunció antes de ser preso que estaba siendo víctima de una jugada política persecutoria por parte de la fiscalía.

En la causa se investiga también el lavado de dinero de unos 1,2 millones de dólares entre 2018 y 2019 gastado por la Iglesia Universal en Río por parte del grupo vinculado a Crivella.


(Télam)