La reforma tributaria impulsada por el Gobierno de Colombia, todavía en debate en el Congreso, no gravará la renta de las iglesias cuando realizaran actividades no relacionadas con el culto, como había votado una de las cámaras, informó hoy la prensa local.

La decisión de eliminar ese artículo se adoptó en una de las reuniones en la que representantes y senadores buscan conciliar el texto.

La conciliación es el mecanismo del parlamento de Colombia para que integrantes de las dos cámaras acuerden un texto definitivo si una iniciativa es votada con modificaciones en uno y otro recinto.

El punto que buscaba gravar a las Iglesias -aprobado en la Cámara de Representantes pero no en el Senado- era de los que más discusión generaba, y hoy se acordó eliminarlo.

Apuntaba a que las iglesias pagaran un impuesto de 20 por ciento sobre la renta cuando realicen actividades que no estén relacionadas con su culto, una idea que impulsó la representante Katherine Miranda (Alianza verde), que hoy lamentó haberse quedado “sola dando esa batalla”.

“Ganó el chantaje”, advirtió la legisladora, que consideró que se estaba dando un “pésimo mensaje” a la ciudadanía, según los diarios El Espectador y El Tiempo.

En declaraciones a Cambio, Miranda insistió en que las iglesias deben pagar impuestos porque amasan fortunas a costa de beneficios tributarios que no se merecen.

"Es injusto que a una iglesia se le permita generar excedentes económicos mediante una red de negocios conexos a su actividad principal de culto y no pague impuestos como sí lo hacen las empresas nacionales que ofrecen los mismos servicios. Si se comportan como empresas, pues que paguen como empresas", precisó la representante.

Los conciliadores –dos por cámara- deben acordar además la suerte de seis artículos aprobados en Senado y de 14 incorporados por los representantes.

Según algunos medios, también se eliminaría el artículo que imponía IVA a la comercialización de mascotas y persiste el debate sobre la lista de alimentos que serían gravados por el impuesto a los ultraprocesados.

La reforma es un proyecto clave de la administración de Petro, que pretende aumentar la recaudación del estado para reforzar planes sociales y contra la desigualdad. (Télam)