Los líderes que participan del G7, el grupo de los siete países más poderosos, se hospedan en el Tregenna Castle Resort, un impresionante castillo del siglo XVIII, cuya fachada domina el paisaje de toda la ciudad costera de Saint Ives, en Cornualles, muy cerca de Carbis Bay, donde se celebra la Cumbre.

En el hotel donde se encuentra alojado también el presidente de Estados Unidos, Joe Biden y su esposa Jill, cuenta con varias piscinas y campo de golf.

Cornualles es una región en el suroeste de Inglaterra y el punto más al sur de ese país, y conserva una identidad cultural distinta, que incluye su propio idioma y tradiciones y es reconocida como una de las seis "naciones celtas".

Con más de 600 kilómetros de costa, el impresionante paisaje de Cornualles ofrece un escenario perfecto para que los líderes mundiales se reúnan y discutan cómo responder a desafíos globales como el coronavirus y el cambio climático.

En los últimos siglos, las minas de Cornualles ayudaron a alimentar el origen de la revolución industrial en el Reino Unido y los mineros y marineros del condado se establecieron en todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos.

La costa de ese condado es famosa por sus pueblos de origen marinero bien conservados, por sus exclusivas playas salvajes y rutas de senderismo al borde del mar, con la campiña inglesa como telón de fondo.

La región está también a la vanguardia para impulsar la nueva revolución verde del Reino Unido con la primera planta de energía geotérmica y el sitio de extracción de litio del país.

La gastronomía tradicional también estará presente de la mano del chef londinense Adam Handling, un reconocido cocinero, finalista del programa MasterChef, a cargo de alimentar a los líderes de la Cumbre.

Entre los platos preferidos, figuran el lenguado de Dover y los tés de crema, así como platos más inusuales que incluyen escamas de hierbas marinas que Handling buscó en la playa esta mañana, según contó a la BBC.

Handling, lanzará además su propio restaurante con un "concepto cero residuos" en el Hotel Carbis Bay en agosto.

El restaurante de 65 plazas estará centrado en la sostenibilidad obtendrá ingredientes de Cornualles y sus alrededores, incluidos pescado de la bahía de Harlyn, ostras de Portilly, navajas del estuario de Hayle y huevos de corral de la granja Saint Ewe, entre otros platos.

El chef dijo que destacará cómo todos podemos comer de manera más sostenible durante la cumbre, utilizando todas las partes del animal y asegurando que toda la comida sea neutra en carbono.

El profesional contó que le cocinó a Jill Biden y Carrie Johnson, la esposa del primer ministro británico, un plato de caballa y coliflor.

Para esta noche, adelantó que el plato principal que ofrecerá a los líderes es una de sus creaciones favoritas y que tiene que ver con el cordero.

Según el chef, con los recortes que sobran del cordero también preparará una mousse que será servida mañana como una especie de pastel, uno de los alimentos del plato para el almuerzo.

"Eso se sirve con espárragos a la vuelta de la esquina, algunos hongos locales y un poco de ajo silvestre que literalmente buscamos en mi camino al hotel esta mañana", indicó. (Télam)