Ovidio “El Ratón” Guzmán, hijo del encarcelado narcotraficante Joaquín "Chapo" Guzmán, detenido ayer, logró hoy una suspensión judicial contra una eventual extradición inmediata a Estados Unidos, que lo requiere por narcotráfico.

"Se decreta de plano la suspensión de oficio respecto de los actos consistentes en la deportación, expulsión, extradición y su ejecución" de manera que "no sea entregado al gobierno de los Estados Unidos de América, ni a ningún Estado diverso", señala la resolución de un juez.

Washington reclama a Ovidio Guzmán y a su hermano Joaquín por conspiración para exportar a ese país cocaína, metanfetaminas y marihuana, y ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por cada uno.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, ya había descartado ayer mismo una extradición exprés de Guzmán a Estados Unidos.

Hoy insistió en que la ley de extradición mexicana "marca una serie de plazos para que se presenten los elementos" y "evidencias de prueba en contra" del acusado.

"Estimamos que eso va a ocurrir entre cuatro y seis semanas a partir de ahora por parte de los Estados Unidos, que presentó la solicitud de extradición (en septiembre de 2019)", evaluó Ebrard en conferencia de prensa.

El Gobierno mexicano acusa a Guzmán por delitos contra la salud y relacionados con armas de fuego, aunque también hay indagatorias vinculadas a la delincuencia organizada, señaló, por su parte, la secretaria de Seguridad Pública, Roca Icela Rodríguez.

Guzmán fue detenido ayer en la ciudad de Culiacán, en un operativo que dejó 10 militares y 19 presuntos delincuentes muertos, según las autoridades. (Télam)