El Grupo de Puebla, el foro político y académico de la izquierda latinoamericana, analizará la crisis alimentaria y económica que se vive en el mundo en su próximo aniversario, linformó el excandidato presidencial chileno Marco Enríquez-Ominam.

"En el aniversario del Grupo de Puebla es inevitable que se trate la crisis económica, alimentaria y las respuestas políticas a estos problemas", dijo en diálogo con la agencia Sputnik Enríquez-Ominami. El dirigente precisó que la fecha del evento, del que participarán varios lideres progresistas de la región, aún no está estipulada.

Enríquez Ominami consideró que la crisis es cada día "más aguda y dramática" para África y Europa, porque además de aumentar el precio de los combustibles, es una crisis inflacionaria en decenas de países.

"A eso se suma que ante la inminencia de revueltas sociales, se necesitan respuestas rápidas y constantes", expresó.

El excandidato presidencial chileno destacó además la situación en América Latina y el Caribe como la región más golpeada por la Covid-19.

"Somos apenas el 8 por ciento del mundo y reunimos el 30 por ciento de las muertes por Covid-19, tenemos nuestras finanzas exiguas y buena parte de nuestras economías endeudadas, algunas de ellas simplemente incapaces de servir a los intereses de la deuda, tenemos un problema de liquidez", advirtió.

Pese a todo, América Latina tiene "una parte de la solución", puesto que Brasil y Argentina tienen enormes capacidades de resolver los problemas alimentarios de cientos de millones de habitantes del planeta.

"Además, hay países como Venezuela que tiene una parte de la solución a la crisis energética global", agregó.

El conflicto en Ucrania y las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea contra Rusia provocaron una crisis alimentaria que se agrava además por el alza de los precios del petróleo y sus derivados.

La ONU advirtió que el problema de la escasez y el aumento de precios de los alimentos, que amenazan con desatar una hambruna mundial, podrían solucionarse si se restablecen los suministros de Rusia y Ucrania, principales productores de trigo y otros cereales en el mundo.

Rusia, Turquía y la ONU firmaron hoy un acuerdo que facilita la exportación de granos y fertilizantes de Ucrania.

Además, Moscú firmó con el organismo internacional un memorando para contribuir a la exportación de fertilizantes y producción agrícola rusos a los mercados mundiales.

Según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicado a principios de junio, 7,8 millones de personas están en riesgo de caer en inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe debido a la inflación y la desaceleración del crecimiento económico; esa cifra se sumaría a los 86,4 millones de personas que ya están en esta situación en la región. (Télam)