El gobierno de Etiopía declaró hoy el "estado de emergencia" en todo el país, en medio de un recrudecimiento de los enfrentamientos en diversas regiones del país contra los rebeldes del Frente Popular para la Liberación de Tigré (TPLF), que aseguran haber logrado nuevos avances en su ofensiva y reivindicaron la toma de dos ciudades estratégicas en el norte.

"El estado de emergencia busca proteger a los civiles de las atrocidades cometidas por el grupo terrorista TPLF en varias regiones del país", informó el medio Fana Broadcasting Corporate en referencia a los rebeldes del Frente de Liberación del Tigré.

La medida entra en vigor hoy mismo, según las autoridades, y busca "evitar que los ciudadanos sean atacados" por el TPLF en varias partes del país.

Ahora será la Cámara de Representantes del Pueblo, la Cámara baja del Parlamento, la que tendrá que dar luz verde a esta disposición en las próximas 48 horas.

Esta declaración llega después de que las fuerzas rebeldes aseguraran el último fin de semana que tomaron el control de dos ciudades de la región Amhara, en el norte del país y vecina del Tigré.

Se trata de Dessie y Kombolcha, a unos 400 kilómetros de la capital, Adis Abeba.

Click to enlarge
A fallback.

Asimismo, los rebeldes confirmaron contactos con el grupo rebelde Ejército de Liberación Oromo (OLA), escindido del Frente de Liberación Oromo (OLF) tras el acuerdo de paz de 2018, que también lanzó ofensivas contra el Ejército en la región de Oromía, lo que presupone una expansión del conflicto a nivel nacional.

Sin embargo, el Gobierno niega los avances de los rebeldes pero las comunicaciones están cortadas en una gran parte del norte de Etiopía y el acceso de los periodistas está restringido, lo que hace prácticamente imposible la verificación de las posiciones en el terreno.

Las autoridades de la capital etíope instaron hoy a los ciudadanos a armarse y proteger los barrios ante el avance de los rebeldes.

Las armas deberán ser registradas en la Policía en los próximos dos días, informó la agencia de noticias Europa Press.

"Se espera que los individuos con armas personales, armas legales, protejan sus barrios de forma organizada", detalló Kenea Yadeta, de la oficina de administración de la paz y la seguridad de la capital en una rueda de prensa en Fana.

Unos 5 millones de residentes están llamados a registrar sus armas.

En medio de la tensión, Estados Unidos anunció hoy que retira las ventajas comerciales a Etiopía y a una serie de países africanos por su situación política y en represalia por las violaciones de Derechos Humanos.

Asimismo, advirtió a los rebeldes del Tigré que no avancen hacia la capital de Etiopía e instó a que se entablen conversaciones.

El conflicto de Tigré inició en noviembre de 2020 y experimentó un cambio dramático desde junio.

El primer ministro Abiy Ahmed, premio Nobel de la Paz de 2019, proclamó la victoria el 28 de noviembre, pocas semanas después de enviar al ejército a Tigré para destituir a las autoridades regionales disidentes del TPLF.

Pero los rebeldes recuperaron la mayor parte de la región en junio, forzando a las tropas gubernamentales a retirarse, al tiempo que continuaron su ofensiva en las regiones vecinas de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país. (Télam)