La Fiscalía General de Polonia y el ministro de Justicia del país, Zbigniew Ziobro, solicitaron hoy al Tribunal Constitucional que ilegalice las actividades del Partido Comunista por incitar al totalitarismo en su carta de principios.

El Partido Comunista de Polonia fue creado en 2002 y se considera el sucesor del histórico Partido Comunista que existió en el país desde 1918 hasta 1938.

Según el comunicado de las autoridades, "los objetivos y la actividad del Partido Comunista de Polonia deben declararse inconstitucionales, y su funcionamiento debe terminar", debido a "la incompatibilidad" de los objetivos de ese partido político con la Constitución de la República de Polonia, informó la agencia de noticias Europa Press.

Esta solicitud se suma a los numerosos recortes de libertades perpetrados por el Gobierno de ultraderecha de Andrzej Duda, quien logró por una ajustada mayoría su reelección en julio de este año, en unos comicios que reforzaron el poder del gubernamental partido Ley y Justicia (PiS) pero evidenciaron la profunda división del país.

A fines de agosto, el Tribunal Constitucional declaró ilegal la interrupción voluntaria del embarazo debida a malformaciones fetales graves, una medida también impulsada por el Gobierno ultraconservador de Duda.

Ante las continuas manifestaciones en contra del fallo telemático el Gobierno pidió la intervención del Ejército, que reprimió con golpes y gas pimienta.

Varias personas que quedaron bajo custodia policial, y muchas de ellas estarían vinculadas a posibles delitos.

El ministro del Interior, Mariusz Kaminski, aseguró a fines de noviembre que lo detenidos pertenecían a "grupos organizados entrenados para la lucha callejera y vinculados a matones de ultraizquierda", un precedente para la medida puesta en marcha hoy.

De acuerdo con la Fiscalía, el Partido Comunista refleja, tanto en el programa como en sus actividades, métodos totalitarios y comunistas, que son contrarios al artículo 13 de la Carta Magna polaca.

"El análisis realizado por la Fiscalía General reveló que sus miembros llaman abiertamente a una revolución, inspirada en la Revolución de Octubre en Rusia, tras la cual los bolcheviques tomaron el poder", añade el mensaje.

Además, según la Fiscalía, el partido tiene el propósito "no solo de tomar el poder, sino también de realizar de manera forzada la nacionalización y la colectivización", según el comunicado recogido por la agencia oficial de noticias rusa Sputnik. (Télam)