El Gobierno de Daniel Ortega vinculó a la opositora y aspirante a la presidencia de Nicaragua, Cristiana Chamorro, con delitos de lavado de activos, una acusación que puede dejarla fuera de la contienda electoral de noviembre.

"Ortega ha ordenado fabricar 'pruebas' en contra de la Fundación que orgullosamente lleva el nombre de mi madre Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997)", publicó la opositora Chamorro en Twitter.

La aspirante a la presidencia en la próximas elecciones del 7 noviembre y periodista fue citada por el Ministerio de Gobernación para responder por supuestas "inconsistencias en los reportes financieros" de la fundación que dirigió entre 2015 y 2019, una organización promotora de la libertad de expresión, informó la agencia de noticias AFP.

La fundación "incumplió gravemente sus obligaciones ante el ente regulador (...) y se obtuvieron claros indicios de lavado de dinero, por lo que el caso fue remitido al Ministerio Público [Fiscalía]" para su investigación, señala una nota del Gobierno.

En Nicaragua, toda persona bajo investigación fiscal tiene vetada la participación como candidata a ningún cargo sujeto a elección.

La fundación que lideró, como muchas otras en Nicaragua, debió cerrar operaciones en febrero afectada por una ley aprobada por el Congreso oficialista, que exigía reportar sus ingresos de fuentes externas y declararse como agente extranjero.

Esto último fue rechazado por Chamorro, quien defendió su derecho a seguir operando como ciudadana nicaragüense.

Pese a no militar en ningún partido político, la periodista de 67 años ya había anunciado sus intenciones de postularse a la presidencia en próximas elecciones y al día de hoy tiene un 13,3% de respaldo ciudadano, según un sondeo en enero de la firma Cid Gallup, lo que la sitúa por encima de otros aspirantes opositores a la silla presidencial.

Tras el fallido intento de unidad entre dos bloques opositores, las miradas se enfocaban en Chamorro para liderar una candidatura que enfrente a Ortega, en el poder desde 2007 y quien, según sus adversarios, buscará un cuarto mandato consecutivo.

Cristiana es hija de la expresidenta Violeta Chamorro (1990-1997), quien en los comicios de 1990 derrotó a la triunfante Revolución Sandinista, que postulaba para presidente a Daniel Ortega.

En esta semana, el tribunal electoral, con miembros afines al Gobierno del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), sacó de circulación a un bloque opositor liderado por el Partido Restauración Democrática (PRD), así como al Partido Conservador (PC, derecha), el más antiguo del país.

Ortega enfrentó en 2018 manifestaciones exigiendo su renuncia que se saldaron con más de 300 personas muertas, según organizaciones independientes.

Ortega sostiene que esas protestas constituyeron un fallido golpe de Estado promovido por Washington que lo acusa de corrupción y violaciones de los derechos humanos. (Télam)