El equipo del flamante gobierno de Joe Biden destacó hoy que está viendo los primeros signos de mejora en la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos, mientras avanza en su estrategia de vacunación masiva en todo el país.

Estados Unidos, que acumula desde el comienzo de la pandemia más de 27 millones de casos, registró su nivel más bajo de contagios diarios en los últimos tres meses, aunque las muertes por la enfermedad todavía están cerca de los máximos históricos.

A tres semanas de asumir el gobierno, la gestión de Biden está logrando avances significativos en la inmunización contra el coronavirus -ya se administraron más de 40 millones de dosis-, firmando nuevos acuerdos con los proveedores de vacunas existentes e invirtiendo recursos federales en la creación de sitios de vacunación masiva que están apareciendo desde Nueva York hasta Las Vegas.

El equipo de Biden dijo que ve los primeros signos de mejora en la lucha contra la pandemia, pero que es un "desafío abrumador".

"Es un desafío abrumador, creo que parece que estamos progresando todos los días", afirmó Andy Slavitt, asesor principal del Equipo de Respuesta Covid-19 de la Casa Blanca.

"En términos de lo que heredamos, jugás la mano que tenés, no la mano que desearías tener", agregó en declaraciones a la CNN.

Sin embargo, un estudio publicado ayer por expertos del Instituto de Investigación Scripps, aún sin revisión de otros científicos, despertó alarma al afirmar que la variante británica del coronavirus se propaga rápidamente en Estados Unidos.

De acuerdo con ese informe, esa mutación amenaza con un aumento de los contagios en momentos en que su prevalencia ya se duplica aproximadamente cada 10 días, según la agencia de noticias AFP.

“La continua propagación de variantes sigue siendo una fuente de gran preocupación y representa una amenaza que podría revertir las tendencias positivas recientes”, advirtió hoy la directora de la red estatal de Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky.

“Las dos cosas que podemos hacer son: asegurarnos de que estamos respetando las medidas de salud pública y asegurarnos de que se vacune a la mayor cantidad posible de personas lo antes posible”, sostuvo a su vez el principal asesor médico de Biden para la pandemia, Anthony Fauci.

Mientras tanto, en Nueva York, uno de los estados más afectados por el coronavirus, las autoridades anunciaron que los restaurantes abrirán desde el viernes próximo con una capacidad de 25%, y las escuelas medias -desde sexto a octavo grados, chicos de 11 a 14 años- retomarán las clases de manera presencial el 25 de este mes, mientras las secundarias continúan de forma virtual.

En el país más golpeado por la pandemia, los contagios se redujeron a un promedio de 117.000 por día, el nivel más bajo desde principios de noviembre, mientras los fallecimientos -esta tarde se reportaban cerca de 464.000- todavía están cerca de los máximos históricos, con un promedio de alrededor de 3.160 diarios.

En ese contexto, Ron Wright, de 67 años y congresista republicano por Texas, falleció ayer en un hospital de Dallas, dos semanas después de que hubiera sido ingresado tras contraer el coronavirus, informó hoy su oficina del prensa.

Wright, que además padecía cáncer, se convirtió en el primero de 535 legisladores en el Congreso (435 en la Cámara y 100 en el Senado) en morir por coronavirus, porque el republicano Luke Letlow, de 41 años, que resultó elegido en los comicios de noviembre para integrar la cámara baja en representación del estado de Luisiana, murió de Covid-19 en diciembre, antes de asumir el cargo a principios de enero. (Télam)