El Gobierno de Ecuador denunció hoy ante la Justicia vínculos de candidatos que participarán en las elecciones municipales del 5 de febrero con el narcotráfico y otras actividades como en la minería ilegal.

El ministro del Interior, Juan Zapata, entregó a la Fiscalía una lista de 28 candidatos a alcaldes y prefectos (gobernadores) provinciales supuestamente financiados por grupos narcotraficantes y de minería ilegal.

"Son 28 personas, 22 hombres y seis mujeres, vinculadas a posibles delitos de narcotráfico, minería ilegal y también hay otros delitos conexos", dijo Zapata en declaraciones a la prensa sin precisar nombres ni partidos políticos, informó AFP.

Los implicados participarán en los comicios del 5 de febrero, cuando los ecuatorianos elegirán alcaldes, concejales municipales y prefectos para cuatro años, así como a los integrantes de un organismo encargado de designar autoridades de control. 

El ministro señaló que el informe de la Policía sobre políticos conectados con actividades ilegales presentado a la Fiscalía "alimenta ocho investigaciones previas" del ente acusador.

La mayoría de candidatos denunciados buscan alcaldías en once de las 24 provincias del país, entre ellas la costera Guayas, una de las más peligrosas y estratégica para los envíos de droga al exterior, y la andina Pichincha, cuya capital es Quito.

A inicios de enero, el diputado Fernando Villavicencio también presentó una denuncia contra una veintena de personas, varias de ellas candidatas a cargos locales, por supuestos vínculos con el crimen organizado del país.

Ecuador, ubicado entre Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína, encara el aumento de la violencia por la disputa de territorio entre bandas del narcotráfico.

La tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes se duplicó, pasando de 14 en 2021 a 25 en 2022. Los decomisos de droga también han ido en aumento. El año pasado, la nación sudamericana incautó unas 200 toneladas de droga, la mayoría cocaína.

Las cárceles del país escapan de la violencia; desde febrero de 2021 se producen enfrentamientos entre presos, que derivaron en una docena de masacres, con más de 400 muertos. Algunas de las matanzas se colocaron entre las peores de Latinoamérica. (Télam)