El previsto diálogo de paz entre el Gobierno de izquierda colombiano del presidente Gustavo Petro y la guerrilla marxista del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se iniciará formalmente el próximo 21 de noviembre en Venezuela, informó hoy la prensa local.

"Esta primera etapa se realizará en Venezuela. El viernes el Gobierno dará a conocer sus delegados por la negociación, el sábado viajará al país vecino y se sentarán oficialmente el lunes", informó el diario El Colombiano, que citó a funcionarios no identificados.

La información se publicó horas después de que el funcionario designado por Petro para supervisar los diálogos con grupos armados dijera que el Gobierno estaba "a las puertas" de reactivar las negociaciones de paz con el ELN, sin precisar cuándo.

El funcionario, el Alto Comisionado para la Paz, Danilo Rueda, dijo que la "discreción durante esta fase de preparación es necesaria para que el proceso de paz con la guerrilla del ELN sea exitoso".

Los diálogos con el ELN estuvieron congelados durante todo el Gobierno de Iván Duque, el antecesor conservador de Petro, y colapsaron por completo en enero de 2019 por un atentado del grupo que dejó 22 personas muertas, en la escuela de cadetes de la Policía.

El Gobierno de Petro -el primer presidente de izquierda de Colombia-, impulsó desde su primer día las negociaciones de paz, no solo con el ELN, sino con otros grupos armados a fin de emular lo sucedido en 2016 con las ya extintas FARC, devenidas en partido político.

El ELN es una organización guerrillera insurgente, colombiana de izquierda que opera en Colombia y Venezuela, de orientación marxista-leninista y pro-revolución cubana.

Desde su conformación en 1964 fue un actor central del conflicto armado interno en Colombia, y participó de otras cuatro procesos de diálogo con distintos Gobiernos.

El pasado 3 de noviembre, el Congreso colombiano sancionó por amplia mayoría la Ley de Paz Total que ofrece un marco jurídico para poner en marcha los diálogos entre el Gobierno y todas las organizaciones armadas que actúan en el país.

Se trata de una reforma a la ley 418 de 1997, también conocida como la "Ley de Orden Público", que ahora para brindar herramientas para llevar a cabo acercamientos y conversaciones de paz con los distintos grupos armados, además de suspender las órdenes de captura y extradición en contra de los grupos que entren en negociaciones.

Rueda escribió anoche en Twitter que el marco jurídico que permitirá que "la búsqueda de la paz con justicia social y ambiental" se produzca con la Constitución como herramienta.

"Con el acompañamiento de los países garantes -agregó-, cumplimos con la reactivación de los protocolos pactados entre el Estado y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para reanudar los diálogos de paz". (Télam)