El Gobierno chileno anunció hoy que está analizando presentar un proyecto de ley que permita realizar las elecciones de convencionales constituyentes, alcaldes (intendentes), concejales y gobernadores en dos días consecutivos para evitar aglomeraciones en los centros de votación por la pandemia.

Las intenciones del Gobierno conservador de Sebastián Piñera las reveló Juan José Ossa, ministro Secretario General de la Presidencia, quien afirmó que este plan lo presentaron porque saben “que se trata de una elección con particularidades sumamente especiales”.

Ossa comentó a Tele13 Radio que esta elección se puede celebrar “en dos días consecutivos, esto es el sábado 10 y el domingo 11 de abril” y que sería un proceso en el que “cualquier persona vaya (a votar) el sábado o el domingo”.

Otro detalle que comentó Ossa fue que la iniciativa está diseñada para llamar a vocales de mesa para el sábado y otros el domingo.

“Nadie va a ser llamado para los dos días”, explicó.

En esta elección, hasta el día de hoy planteada solo de una jornada, el domingo 11 de abril, Chile elegirá a 155 convencionales constituyentes que se encargarán de redactar una nueva Constitución, dejando atrás el texto escrito en 1980 durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

También los chilenos elegirán a los gobernadores regionales, alcaldes (intendentes) y concejales para un periodo de cuatro años (2021-2025).

Uno de los primeros en apoyar la propuesta oficial, fue Patricio Santamaría, presidente del Servicio Electoral de Chile (Servel). La describió como un proyecto que “permitiría ordenar la votación y en definitiva, hacer más simple el proceso para promover la participación”.

La propuesta se debate ahora en el mundo político chileno y no todos la apoyan.

Heraldo Muñoz, precandidato presidencial del Partido Por la Democracia (PPD) y excanciller de Michele Bachelet cuestionó la idea porque “en Chile hay una tradición de votar y tener los resultados en un mismo día”.

Muñoz, en conversación con CNN Chile, aseguró estar “abierto a cualquier sugerencia que maximice la participación y la seguridad sanitaria en las elecciones del 11 de abril”, pero es más partidario de implementar el voto anticipado que alargar la elección por dos días.

“Me gusta mucho más la idea del voto anticipado a diferencia de una votación de dos días”, comentó el excanciller y pidió, además, que los centros de votación cumplan con los protocolos sanitarios.

El planteo del Gobierno también sumó apoyos en el mundo parlamentario, como el caso del diputado Tomás Fuentes, de la oficialista Renovación Nacional (RN), que la ve como “una muy buena idea para fomentar la participación de forma segura”.

“Toda la disposición para que se den las facilidades de este proceso democrático, hay que invertir muy bien el tiempo”, aseguró el diputado Jaime Mulet, jefe de bancada de la izquierdista Federación Regionalista Verde Social (FRVS).

En caso de que el Gobierno decida avanzar con este proyecto, se tramitaría al término del receso parlamentario, en marzo, según el calendario oficial de la Cámara de Diputados.

El objetivo declarado del texto será evitar más contagios de coronavirus durante las elecciones, que marcarán un punto importante en el futuro político del país.

Chile, hasta ahora, reporta 803.009 contagiados y 21.904 muertes por coronavirus, según el último balance del Ministerio de Salud. (Télam)