El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, invocó hoy las "cláusulas de invasión" de la Constitución de Estados Unidos como una medida de emergencia que permita a las autoridades estatales tomar "medidas sin precedentes" contra la creciente inmigración en la frontera de ese estado con México.

“Invoqué las cláusulas de invasión de las constituciones de Estados Unidos y Texas para autorizar plenamente a Texas a tomar medidas sin precedentes para defender a nuestro estado contra una invasión”, escribió el gobernador en Twitter.

“Estoy usando esa autoridad constitucional y otras autorizaciones y órdenes ejecutivas para mantener seguros a nuestro estado y país”, agregó.

La cláusula de autodefensa estatal descripta en el Artículo I, Sección 10 de la Constitución, así como la cláusula de invasión en el Artículo IV, Sección 4, establece que si el gobierno federal no protege a un estado, el gobernador puede tomar medidas para protegerse a sí mismo.

La declaración de Abbott, que en abril lanzó un controvertido plan enviando inmigrantes en colectivos a ciudades con gobiernos demócratas, como Washington y Nueva York, se produjo una semana después de que el republicano ganara un tercer mandato de cuatro años como gobernador, y la frontera fue un tema principal durante su campaña de reelección.

Junto a este texto, Abbott compartió una fotografía con las ocho principales medidas que tomará en base a esta cláusula constitucional y con las que prevé que el país "protegerá" a cada uno de los estados "en contra de invasiones" y, a solicitud del Ejecutivo, "contra disturbios internos".

Abbott llamó al despliegue de la Guardia Nacional para "salvaguardar las fronteras y repeler y hacer volver a los migrantes que tratan de cruzar la frontera de forma ilegal".

También pide el despliegue de agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas para "arrestar y devolver de la frontera a los migrantes que crucen ilegalmente".

Otras de las solicitudes son la construcción de un muro fronterizo a lo largo de múltiples condados; el despliegue de cañoneras para asegurar la frontera; designar a los cárteles mexicanos como "organizaciones terroristas extranjeras", y establecer un acuerdo con otros estados con el fin de garantizar al seguridad en el territorio fronterizo.

Finalmente, Abbott solicitó alcanzar acuerdos con organismos extranjeros para mejorar las condiciones de seguridad de los límites territoriales de Estados Unidos, y asignar a los condados fronterizos mayores recursos para incrementar sus capacidades para responder a la "invasión fronteriza".

"Estoy haciendo uso de esta autoridad constitucional, y otras autorizaciones y órdenes ejecutivas, para mantener seguros a nuestro estado y país", señaló el gobernador.

“Los texanos han exigido una frontera más segura”, dijo durante su discurso de victoria en McAllen tras las recientes elecciones.

Según datos oficiales, para el año fiscal que finalizó en septiembre, 2,38millones de migrantes fueron detenidos en la frontera, un aumento de 37% con respecto al año anterior. (Télam)