El gobernador del estado Nueva York, Andrew Cuomo, fue acusado de amenazar con represalias políticas a miembros de su propio Partido Demócrata y sumó así un nuevo problema tras la investigación que se le sigue por sospechas de haber difundido información engañosa sobre el número de muertes de coronavirus en su territorio, informó hoy la prensa local.

"Puedo destruirte", le advirtió Cuomo a un diputado demócrata en la asamblea estatal, Ron Kim, en el transcurso de una llamada telefónica.

Kim dijo a la cadena CNN que el gobernador lo llamó amenazando con cortarle su carrera si no guardaba silencio sobre las revelaciones hechas por su secretaria, Melissa De Rosa, que desencadenaron el escándalo.

Cuomo luego le pidió a Kim que publicara una declaración para refutar las afirmaciones de De Rosa, refirió la agencia de noticias ANSA.

La secretaria les confesó en privado a algunos legisladores estatales que escondieron datos de geriátricos porque temían que el entonces presidente republicano Donald Trump utilizara esa información para abrir una investigación federal "políticamente motivada".

Más de 15.000 personas fallecieron en esas instituciones, si bien un recuento de fines de enero sólo incluía 8.500, de acuerdo con esa versión.

Cuomo y su equipo habrían descontado a todos los que, dada su gravedad, fueron trasladados a hospitales, donde acabaron muriendo. (Télam)