El gabinete ministerial del nuevo presidente Pedro Castillo comparecerá hoy ante el Congreso de Perú, dominado por la oposición de derecha, en busca de un voto de confianza que le permita continuar en funciones.

Esta es la primera prueba para el Gobierno de izquierda de Castillo desde su asunción, hace un mes, tras un quinquenio de disputas entre el Ejecutivo y Legislativo, mientras la incertidumbre levanta nubarrones sobre la economía peruana, que intenta dejar atrás los nocivos efectos de la pandemia.

Las pugnas entre el nuevo Gobierno y la oposición ya le costaron el puesto al canciller Héctor Béjar hace nueve días. Fue sustituido por Óscar Maúrtua, un diplomático de carrera sin lazos con la izquierda que ya había ocupado el cargo 15 años atrás.

Sin embargo, los rivales de Castillo esperaban que éste hiciera más cambios en su gabinete de 19 miembros antes de someterse al voto de confianza, algo que el mandatario rechazó.

Luego del reñido balotaje del 6 de junio, en que Castillo se impuso por solo 44.000 votos ante su rival derechista Keiko Fujimori, los cuestionamientos a varios de los nuevos ministros han elevado la tensión, haciendo subir el dólar a un nivel récord de 4,1 soles. Paralelamente, la bolsa limeña acumula una caída de más de 20% este año.

La Constitución peruana estipula que los nuevos gabinetes deben recibir el voto de confianza del Congreso 30 días después de su nombramiento.

Si se lo niega, Castillo deberá nombrar a otro primer ministro, en sustitución del ingeniero izquierdista Guido Bellido, y reorganizar el gabinete, lo que prolongaría la incertidumbre.

El respaldo a Castillo cayó a 38% en su primer mes de mandato, frente al 53% que tenía antes de asumir el 28 de julio, según un sondeo del Instituto de Estudios Peruanos, informó la agencia de noticias AFP.

La sesión del Congreso unicameral, que preside la opositora María del Carmen Alva, debe comenzar con una exposición de Bellido sobre los planes del Gobierno.

Luego, los 130 parlamentarios pueden hacerle consultas al gabinete antes de pasar a votar, por lo que la sesión puede prolongarse por muchas horas.

El partido oficialista Perú Libre y sus aliados solo cuentan con 57 votos, de los 66 necesarios para confirmar al gabinete.

Otra cantidad similar de parlamentarios pretende negar la confianza, según medios locales, por lo que se anticipa una votación estrecha.

Clave para dirimir el asunto serían los parlamentarios de dos partidos moderados de centroderecha, Acción Popular y Alianza para el Progreso, que suman 21 votos.

Si los legisladores le niegan dos veces el voto de confianza a un mismo Gobierno, la Constitución faculta al presidente a disolver el Congreso y convocar a nuevos comicios parlamentarios extraordinarios.

Esto sucedió hace dos años, cuando el entonces presidente Martín Vizcarra disolvió el Congreso y llamó a nuevas elecciones.

Sin embargo, los nuevos legisladores lo destituyeron en un juicio político relámpago en noviembre de 2020, lo que condujo a Perú a tener tres presidentes en cinco días, un reflejo de su debilidad institucional. (Télam)