El G7 pidió hoy a los talibanes "garantizar" un "paso seguro" más allá del actual plazo del 31 de agosto para quienes quieren abandonar Kabul y también una "hoja de ruta" para comprometer al grupo "a respetar los derechos humanos" de los afganos, incluidos los de las mujeres y las niñas.

El primer ministro británico Boris Johnson reunió hoy en una cumbre virtual de emergencia a los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y a la que se invitó a la OTAN y la ONU, para intentar presionar a Joe Biden para que extienda su fecha límite para evacuar a quienes desean abandonar Afganistán tras la toma del país por los talibanes.

Sin embargo, el mandatario estadounidense adelantó minutos antes de la cumbre que se apegará a su fecha límite del 31 de agosto para la retirada de sus tropas.

"Expresamos nuestra profunda preocupación por la situación en el Afganistán y pedimos calma y moderación para garantizar la seguridad de los ciudadanos afganos e internacionales vulnerables y la prevención de una crisis humanitaria", subrayó el G7 en una declaración conjunta.

Los líderes pidieron que se respeten las obligaciones derivadas del derecho internacional de los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres, las niñas y los grupos minoritarios, y que se respete el derecho internacional humanitario en todas las circunstancias.

"Honramos los importantes sacrificios realizados por el pueblo afgano, por los habitantes de nuestros países y por innumerables personas que han trabajado por un futuro más pacífico, justo y seguro para Afganistán", expresaron en la declaración.

También afirmaron que el pueblo afgano "merece vivir con dignidad, paz y seguridad".

"El Afganistán nunca debe volver a convertirse en un refugio seguro para el terrorismo ni en una fuente de ataques terroristas contra otros. Trabajando con socios, en particular con los aliados de la OTAN, continuaremos luchando contra el terrorismo con determinación y solidaridad, dondequiera que se encuentre", indicó el texto.

El bloque además manifestó que cualquier futuro Gobierno afgano "debe adherirse a las obligaciones internacionales" y "al compromiso de proteger contra el terrorismo; salvaguardar los derechos humanos de todos los afganos, en particular las mujeres, los niños y las minorías étnicas y religiosas; defender el estado de derecho; permitir el acceso humanitario irrestricto e incondicional; y combatir eficazmente el tráfico de personas y de drogas".

Además, se hizo un llamado a todos los socios del Afganistán para que apoyen este esfuerzo y una mayor estabilidad regional a través de canales multilaterales.

En ese sentido, "la prioridad inmediata es garantizar la evacuación segura de nuestros ciudadanos y los afganos que trabajaron con ellos y ayudaron en los esfuerzos durante los últimos veinte años". (Télam)