Los gobiernos del Frente Amplio (FA), representados por los expresidentes Tabaré Vázquez y José Mujica, generaron "un enorme respeto y ubicaron a Uruguay en el centro de la escena política internacional", opinó hoy el analista Juan Alberto Rial.

"Demostraron, además, que una fuerza de izquierda puede gobernar con responsabilidad, si bien descuidó algunas situaciones como la inseguridad, propia de una agrupación progresista como el FA", dijo a Télam Rial, secretario académico del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI), dependiente de la Universidad Nacional de La Plata.

El catedrático opinó que "los temas de seguridad no son los prioritarios para los partidos de izquierda", pero resaltó que "teniendo en cuenta estos 15 años de crecimiento de Uruguay, uno cree que son los más progresistas de América Latina".

Sin embargo, dijo que en Uruguay se duplicó la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes, ya que se pasó del 5,6% al 11,2%, según cifras del Banco Mundial, comparados con la Argentina que es del 8%.

Puso de relieve que "antes el 10% más rico ganaba 21 veces lo que obtenía el 10% más pobre", pero resaltó que "al finalizar los gobiernos del Frente Amplio la diferencia era de solo 12 veces, o sea que bajaron significativamente".

"Los gobiernos del FA con Vázquez ( 2005-2010; 2015-2020) y Mujica (2010-2015) generaron un enorme respecto y ubicaron al Uruguay en el centro de la escena política internacional, a pesar de lo pequeño del país y lo limitado de sus recursos". señaló.

Para Rial, "si bien se redujo la pobreza, se descuidaron otras cosas que son propias de las agendas progresistas, como la cuestión de la seguridad".

"De todos modos, los éxitos son enormes y tienen que ver con el contexto internacional, ya que Uruguay creció significativamente, casi un 70% de manera absoluta, entre el 2005 y el 2020", afirmó.

El analista del IRI señaló que esta situación "hubiera pasado igual con un partido de centroderecha, o derecha, pero la diferencia está dada por la agenda progresistas que se aplicó en Uruguay, reduciendo la pobreza a un 2,7%, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal) la menor de América Latina".

También remarcó que el PBI per cápita pasó del cuarto al segundo lugar en la región detrás de Chle, aunque la distribución de la riqueza chilena es diferente a la de Uruguay".

"Antes, el 10% más rico ganaba 21 veces lo que ganaba el 10% más pobre. Pero al finalizar los gobiernos del FA la diferencia era de 12 veces, o sea que la bajaron significativamente".

Por otra parte, Gustavo Cardozo, profesor en Relaciones Internacionales de la Universidad Regional del Noroeste del Estado brasileño de Rio Grande do Sul (Unijui), señaló que "desde el inicio de los años 70, el FA viene marcando gran parte de las tendencias ideológicas, no solo en este país, sino en toda Latinoamérica".

"Su base, compuesta por diversas corrientes políticas, hoy busca saltear los inconvenientes financieros para poder lanzarse con más fuerza en el escenario local y volver a posicionarse como un referente regional de consenso para aquellos sectores más vulnerables", afirmó.

Cardozo elogió "la trayectoria histórica del FA, marcada por la independencia de sus segmentos políticos, que supo saltear las discordias internas de medio siglo y sostenerse en el tiempo".

Sin embargo, señaló que, "hoy, la coalición de izquierda enfrenta un futuro en el cual deberá plantearse una nueva identidad que incorpore estas diversas perspectivas para lograr su continuidad" en la política uruguaya.




(Télam)