El expresidente y líder de la oposición de Georgia Mijaíl Saakashvili reveló hoy que teme por su vida después de ser agredido por sus guardias en la cárcel en la que está desde comienzos de octubre.

Según una carta que envió a su abogado, los guardias de la prisión lo “insultaron”, lo “golpearon en el cuello” y lo “arrastraron por el suelo por el pelo".

Además, denunció que su traslado a un hospital de la prisión tras varias semanas de huelga de hambre estaba destinado a matarlo.

En un comunicado, el Servicio Penitenciario georgiano, en cambio, indicó que el exmandatario "fue trasladado de la 12ª Institución Penitenciaria a la 18º Institución Médica para Acusados y Condenados con el fin de prevenir el deterioro de las condiciones de salud y el aumento de las amenazas a la misma".

Saakashvili, presidente entre 2004 y 2013, fue detenido el 1 de octubre tras ocho años de exilio en Ucrania.

Figura carismática adorada y criticada, Saakashvili había regresado en secreto a Georgia en vísperas de unas elecciones municipales cruciales para el Gobierno.

Click to enlarge
A fallback.

Desde hace 39 días está en huelga de hambre como protesta por su detención, que, según él, tiene una motivación política.

Saakashvili cumple una condena de seis años de prisión por "abuso de poder" dictada en ausencia en 2018.

Hoy los servicios penitenciarios anunciaron su traslado a un hospital penitenciario para "evitar un empeoramiento de su salud", reportó la agencia AFP.

Por la noche, unas 40.000 personas salieron a las calles de la capital georgiana, Tiflis, para exigir su liberación. (Télam)